Designa Marco Mena como secretario de Gobierno a José Aarón Pérez Carro

Después de anticipar que “refrescaría” la administración estatal, el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez inició la semana con la decisión de relevar a Tito Cervantes Zepeda como titular de la Secretaría de Gobierno (Segob) y, en su lugar, nombró a José Aarón Pérez Carro, quien se desempeñaba al frente de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Este lunes, el gobernador tomó protesta a quien ocupaba el cargo de procurador General de Justicia del estado y lo convocó a continuar con su compromiso y trabajo a favor de Tlaxcala desde su nueva responsabilidad.

En uso de las facultades que le confieren el artículo 128 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 70 fracción XIII y 116 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, así como los artículos 5, 10 y 11 de la Ley Orgánica de la Administración Pública de Tlaxcala, el gobernador Marco Mena nombró al nuevo titular de la Secretaría de Gobierno.


Asimismo, designó a José Antonio Aquiáhuatl Sánchez –por segunda ocasión en lo que va de la actual administración– como encargado de despacho de la Procuraduría General de Justicia del Estado, en tanto el Congreso local, en términos de ley, elige al nuevo procurador a propuesta de terna por parte del Ejecutivo.

De igual forma, como parte de la reestructura anunciada por el Ejecutivo del estado, queda sin efectos la Oficina de la Representación de Tlaxcala en la Ciudad de México, luego de que José Antonio Zúñiga López dejó la titularidad este día.

Es de recordar que el jueves de la semana pasada, a cuatro días de la derrota electoral del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en los comicios del 1 de julio, el gobernador sostuvo, en un acto en el Centro de Convenciones, que las actitudes patrimonialistas y aspiraciones dinásticas, de apellidos o linajes quedarán atrás; amonestó a sus funcionarios por falta de compromiso y deslealtad con el ciudadano; anunció cambios en el gabinete y ofreció modificar  “de tajo” la forma de trabajo de su administración.

En ese acto, consideró que se necesita “ajustar la forma de organización, el modo de trabajo y la ejecución del acto de gobierno”, en función de las nuevas circunstancias del país, “que exigen actuar con mayor rapidez y más apremio”.

Por tanto, sostuvo que se va a modificar “de tajo” el modo de trabajo, que reorganizará el gobierno en forma práctica para facilitar las tareas entre las dependencias y ser más eficaces. “Funcionará con base en proyectos y acciones muy concretas”, para evitar dispersión de responsabilidades y tardanzas.

También reprochó que no es válido, no es correcto, no es aceptable ni admisible que un funcionario, sin dar resultados, cobre y se exprese mal del propio gobierno. “Hay quienes no quieren estar en el gobierno ni con el gobierno, no los vamos a tener a fuerza”.