Descarta PGJE homicidio doloso en hallazgo de cuerpo sumergido en el Atoyac

Resultado de los estudios científicos postmortem practicados por especialistas en servicios periciales adscritos a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), se determinó que el cuerpo encontrado sin vida en el interior del río Atoyac, a la altura del municipio de Tepetitla de Lardizábal, pereció a consecuencia de asfixia mecánica por sumersión, con lo que se descartó un homicidio doloso.

El agente del Ministerio Público tuvo conocimiento, a través del Servicio de Emergencias 066, a las 14:25 horas del pasado 7 de agosto, de la existencia de un cadáver en el interior del río Atoyac, a la altura del municipio de Tepetitla de Lardizábal, específicamente en la calle 8 de Marzo, en el lugar conocido como “El Pantano”, por lo que se iniciaron las averiguaciones respectivas.

Al contar con esta información, el representante social se hizo acompañar del médico legista, perito en criminalística de campo, Policía de Investigación y demás especialistas de la dependencia encargada de procurar justicia, quienes dieron fe de la existencia de un cuerpo del sexo masculino sin signos vitales, sumergido y enredado entre unas ramas.


Más tarde, los especialistas realizaron las diligencias correspondientes del levantamiento del cadáver y ordenaron el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo) anexo a la PGJE, donde constataron que no contaba con huellas de violencia física y determinaron que la causa de muerte fue por asfixia mecánica por sumersión.

Cabe referir que hasta el momento el hoy occiso permanece en las instalaciones de la PGJE en calidad de desconocido; sin embargo, al momento de su hallazgo vestía pantalón de mezclilla color azul, botas tipo industrial color negro y camisa a cuadros color café.

Finalmente, los peritos aseguraron el área del hallazgo y recabaron indicios que ayuden a la investigación, mientras que los detectives iniciaron las primeras pesquisas, a fin de conocer la forma cronológica de cómo ocurrieron los hechos.

Por su lado, la Comisión Estatal de Seguridad (CES) dio a conocer que derivado de recorridos de vigilancia que efectúan de manera constante sus agentes, fue asegurado un individuo por portar sin el permiso correspondiente un arma de fuego en Natívitas.

Lo anterior, cuando los oficiales patrullaban sobre la carretera Natívitas–San Miguel Analco, a la altura de la calle Benito Juárez de la localidad de Santo Tomás, momento en el que observaron que varias personas se encontraban reunidas.

Al realizar la inspección, un masculino al notar la presencia de los policías adoptó una actitud sospechosa y trató de huir, instante en el que los guardias del orden se percataron que a la altura de la cintura llevaba un arma de fuego.