Tras 18 años de peticiones inicia el desazolve de la presa Lázaro Cárdenas

Dieciocho años después de la solicitud de ejidatarios, inició el desazolve de la presa Lázaro Cárdenas, donde en una primera etapa serán extraídos cerca de dos mil 600 metros cúbicos de tierra; sin embargo, en 2019 continuarán los trabajos porque la limpieza requiere de una inversión millonaria por parte del gobierno estatal.

Este depósito representa un lugar emblemático en el municipio del mismo nombre, fue inaugurado en el sexenio del presidente de México Luis Echeverría Álvarez, y en la década de los años 90 se puso en marcha el uso de un sistema de aspersión.

Los ejidatarios de la región irrigan sus cultivos con agua de esta presa, principalmente col, hortaliza que es distribuida en la Central de Abastos de la capital del país, donde es conocida como “Los tlaxcalas” y preferida entre los consumidores, debido a la calidad con la que es sembrada, de ahí la importancia de mantener en buen estado este recurso almacenado, comentaron algunos pobladores.


En una visita realizada a este lugar por Efraín Flores Hernández, titular de la Coordinación General de Ecología (CGE), explicó a los habitantes que en los últimos días de julio inició el desazolve, pero que no concluirá en este año porque se requiere de una importante inversión pública.

Sin embargo, apuntó que esta primera acción consiste en retirar  por lo menos dos mil 600 metros cúbicos de tierra, lo cual representará tanto para la presa como para el ejido de Lázaro Cárdenas, un poco más de dos millones 600 mil litros de agua almacenada en cada temporal de lluvias.

En entrevista, el funcionario puntualizó que habrá otra etapa en 2019, a fin de continuar con esta limpieza, pero que los estudios efectuados indican que la eliminación de los residuos  acumulados implica una “inversión millonaria la cual todavía no es cuantificada”.

Afirmó que ya dialogó con el comisariado ejidal para informarle que los trabajos se llevarán a cabo por fases, pues tan solo en esta primera el gasto asciende a alrededor de 500 mil pesos, por la operación de maquinaria y gasto en combustible.

El coordinador de Ecología afirmó que no hay otros casos similares, pues las demás presas se encuentran en buenas condiciones, contrario a esta en la que el azolve “ha ganado más de 50 metros, pues se ha generado durante muchos años”.

Tenemos conocimiento –añadió- de que desde hace más de 18 años habían hecho la solicitud “y no había sido atendida, por lo que el gobernador Marco Antonio Mena decidió poner cartas en el asunto, pero la situación presupuestal está limitada”.

“Es un esfuerzo interinstitucional del gobierno federal, estatal y municipal. La Comisión  Nacional del Agua (Conagua) otorgó los permisos para iniciar los trabajos”, agregó.

Por su parte, el alcalde Jaciel González Herrera señaló que esta presa, rodeada de riqueza natural, es una herramienta primordial para la población de este lugar en cuanto a generación de empleos y trabajos agrícolas, pecuarios y forestales.