Denuncian figuras solidarias del ITEA que fueron despedidos de manera injustificada

Figuras solidarias del ITEA. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

La titular del Instituto Tlaxcalteca para la Educación de los Adultos (ITEA), Maday Capilla Piedras habría despedido de manera injustificada a 15 trabajadores de este organismo, con el argumento de la falta de resultados en las metas en el combate al rezago educativo.

Sin embargo, a decir de los afectados, su despido tiene que ver con una demanda que interpusieron en diciembre del año pasado ante la Junta Especial Federal de Conciliación y Arbitraje 14 bis, ubicada en la Ciudad de México, para que les sean reconocidos sus derechos como trabajadores del ITEA, pues por la ley que crea al organismo su estatus es de figuras solidarias en el combate al rezago y por el cual no reciben un salario, sino un estímulo económico por su labor.

En rueda de prensa, Elsa Beatriz Palafox, Ximena de la Fuente y Víctor Manuel Peña Mendoza recordaron que en diciembre pasado 43 trabajadores con esta figura decidieron recurrir a la justicia federal para mejorar sus ingresos económicos; sin embargo, a raíz de esta iniciativa la Dirección General del ITEA procedió a despedir a 31 de ellos, mientras que el resto aceptó negociar con las autoridades su permanencia en el instituto a cambio de desistirse del procedimiento legal.


Por este motivo, los trabajadores afectados presentaron una demanda por despido injustificado ante la Junta Especial Federal de Conciliación y Arbitraje 14 bis, ubicada en la Ciudad de México, con la finalidad de que sea esta instancia la que determine los procedimientos conducentes.

De hecho revelaron que ni siquiera han sido notificados de manera oficial de su rescisión de contrato, pues solo fueron informados por los coordinadores de la zona a la que pertenecen que ya no forman parte del equipo de figuras solidarias a partir del presente mes, por lo que ya han dejado de presentarse en sus centros de trabajo, “ya que no nos dejan entrar”.

“No han querido ni siquiera cumplir con el proceso de entrega–recepción, pues algunos de nosotros por el trabajo que realizábamos teníamos motocicletas o llaves de plazas comunitarias. Nosotros ya las entregamos, pero ellos no quisieron extender un documento de recibido, entendemos que es para demostrar que no existe una relación laboral”, observaron.

Los afectados solicitaron a las autoridades, encabezadas por Maday Capilla Piedras, una reunión para lograr un acuerdo que permita su reinstalación en sus puestos, pero advirtieron que no accederán a desistirse de la demanda que presentaron a la justicia federal para que sean reconocidos como trabajadores adscritos al ITEA.

En este tenor, cuestionaron la decisión de las autoridades del instituto de despedirlos, pues “nosotros podíamos seguir trabajando y que fueran las autoridades de la Junta Especial Federal de Conciliación y Arbitraje las que determinen si procede nuestra demanda de reconocimiento de derechos laborales”.

Comentaron que algunos de los trabajadores despedidos tenían laborando entre cinco y 15 años en el instituto, y que no obstante ello, tampoco la Dirección General del ITEA cumplió con lo que establece la Ley Federal del Trabajo en estos casos, de ahí también su decisión de demandar al organismo.

Los ahora 31 ex trabajadores del ITEA son madres de familia y algunas solteras y la pérdida de su empleo provoca que en sus hogares dejen de ingresar recursos económicos que son necesarios para la supervivencia diaria; además, observaron que por la edad de la mayoría de ellos, les será difícil encontrar otro empleo.

Indicaron que parte de los certificados que se entregaron este martes como parte del Día Internacional de la Alfabetización que tuvo lugar en El Carmen Tequexquitla, son logros de ellos.

Informaron que el presupuesto con el que se les paga sus estímulos proviene de la Federación cada año.