Denuncia MCA a Mena ante Profepa; exige clausura de tiraderos de basura

Carlos Álvarez Flores, presidente de la asociación civil México, Comunicación y Ambiente (MCA), denunció al gobernador Marco Mena Rodríguez y al coordinador de Ecología, Efraín Flores, ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), porque han desatendido el problema de contaminación generado por los cuatro tiraderos de basura los cuales incumplen requerimientos de ley y ponen en riesgo la salud de toda la población tlaxcalteca al producir bacterias y hongos altamente patógenos.

Demandó la “urgente clausura total y definitiva” de esos tiraderos ubicados en Huamantla, Tetla de la Solidaridad, Panotla  y Nanacamilpa, porque no se apegan a la Norma Oficial Mexicana 083-SEMARNAT-2003, además, porque su operación daña a cerca de dos mil personas colindantes con esas cuatro regiones y a pepenadores.

Asimismo, pidió sancionar al gobierno del estado con una multa máxima de 50 mil unidades salariales vigentes, equivalentes actualmente a 4.4 millones de pesos; dar vista a la Procuraduría General de la República (PGR), por los presuntos delitos ambientales establecidos en el artículo 416 del Código Penal, por autorizar la descarga ilícita de residuos, entre otros.


Solicitó que la Secretaría de Salud (Sesa) verifique de manera inmediata de los posibles daños a la salud de pobladores y que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) corrobore si existe contaminación de mantos acuíferos aledaños a esos sitios “que no son rellenos, son mugreros” a cielo abierto.

En rueda de prensa que ofreció Álvarez Flores en un hotel de la capital del estado, luego de acudir a la delegación de Profepa, puntualizó que si esta institución no procede hacia estas autoridades, recurrirá a la PGR, para que el Poder Judicial de la Federación “corrija la plana” a Mena Rodríguez y a Efraín Flores, “quien dijo que no hay prisa” para tender esta situación; “es un funcionario ignorante”.

Sin precisar el número de toneladas que estos tiraderos reciben diariamente, subrayó que su exigencia es que el mandatario reconozca el problema y su responsabilidad, a través de un proceso que conduzca a mejorar la disposición de basura, a mediano plazo.

Puntualizó que estos dos funcionarios “son los únicos responsables de todos los daños e impactos al ambiente generados por los lixiviados, contaminando el suelo y el subsuelo del sitio; probablemente al acuífero y seguramente a predios aledaños”. Diariamente se emiten gases de efecto invernadero, como el metano.

Expuso que al operar inadecuadamente, estos rellenos sanitarios provocan contaminación organoléptica, pues se producen bacterias y hongos “altamente  patógenos, los cuales levanta el viento y los lleva hasta 10 kilómetros. O sea que todos los tlaxcaltecas potencialmente pueden enfermar”.

El activista refirió que este es un problema añejo que el gobernador “tenía que atender” de entrada al inicio de su administración, pues “no hay disculpa” en el manejo de los residuos en Tlaxcala. “Pone mal ejemplo… es inaceptable”.

Dijo que es falso que no haya dinero y que el gobierno estatal retiene 70 pesos por tonelada de basura a los ayuntamientos. “No hay voluntad de resolver”. Sugirió la transformación de todos los desechos en energía, pues “ya no pueden ser enterrados”.