Definiciones y traiciones

El resultado del debate celebrado este domingo y la percepción que unos y otros hayan logrado para su candidato, seguramente moverá las estrategias y acciones para tratar de apuntalar las preferencias. Pero, sobre todo, perfilar un posible triunfador en la contienda presidencial y la repercusión en el ámbito estatal, hará que muchos se decanten por dejar el oscurantismo con el que se han movido en las últimas semanas y ahora sí evidenciar su respaldo a determinados candidatos.

En pocas palabras, es tiempo de definiciones y traiciones. Algunos priistas se dejarán ver con Morena y los del Frente, y panistas y perredistas alistan el rostro de la hipocresía para emprender nuevas encomiendas.

En la pugna por el Senado de la República quizá es donde habrá más condiciones de este tipo, aunque los distritos federales y locales no escaparán de esta condición. Entre las huestes del PRI hay un constante resentimiento de que uno y otros, cuando han ejercido el poder público, se han olvidado de las estructuras y de su gente.


Ese resentimiento hace que la gente condicione reunirse con sus candidatos; es común escuchar que las estructuras acepten platicar con Florentino Domínguez, pero siempre y cuando no vaya su compañera de fórmula o el candidato a diputado federal. Y viceversa. Ceden reunirse con Mariano González, pero no con el resto o alguno de los candidatos.

También se habla de que hay un distanciamiento de este último con el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y tan existe que la ex gobernadora Beatriz Paredes Rangel ya intervino y llegó a Tlaxcala para tratar de mediar. Y en el resto de los distritos, las cosas no son distintas. Los de Por México al Frente no logran que las candidatas Alejandra Ramírez Ortiz y Guadalupe Sánchez Santiago, por los distritos 02 y 03, respectivamente, sean aceptadas por la militancia y también persiste un desencanto por la fórmula al Senado de la República.

Y los de Morena siguen empecinados en que por el manto protector de su candidato presidencial ganarán los comicios.

Estas condiciones han obligado a todos a realizar negociaciones inimaginables, por lo que esta semana, a partir de la visita del candidato Ricardo Anaya a Tlaxcala, las sumas y escisiones serán parte de la campaña electoral que busca revertir o apuntalar la percepción de los candidatos.