De nada sirve aumentar pena por violación sin atención integral a víctimas: CMU

De nada sirve incrementar la pena por el delito de violación si las instituciones no brindan una atención integral a víctimas para hacer efectiva la sanción y la reparación del daño, consideró Edith Méndez Ahuactzin, directora del Colectivo Mujer y Utopía (CMU).

Así opinó sobre la iniciativa de reforma al Código Penal del estado, para duplicar de 15 a 30 años de prisión a quienes cometan este ilícito, enviada por el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez al Congreso local, en días pasados.

Refirió que es “un poco contradictorio” que en algunos delitos se pretenda aumentar la sanción, cuando en otros que son extremos, como el feminicidio, se mantenga en un mínimo, pues la última reforma efectuada restó 10 años a la pena.


“Creo que es algo que se tiene que estar revisando en todos los delitos cometidos por razones de género y que no quede solo en el discurso, pues en 2012 cuando se tipificó el feminicidio, también se hicieron modificaciones en el tema de violencia familiar, sin embargo vemos que la forma en que se atiende a las mujeres sigue siendo insuficiente y colocándolas en riesgo”.

Remarcó que no se han tomado las medidas adecuadas, pues no hay una política pública efectiva de información y prevención.  Tan solo para solicitar la sanción al agresor, “las mujeres deben conocer sus derechos y a donde pueden acudir, para recibir atención adecuada y que se de seguimiento para llegar a imponer una sanción”.

Pero –recalcó- si no existe todo esto previamente, a pesar de se establezca la pena más alta, esta no se hará efectiva porque el proceso que se sigue no es el correcto, al contrario, revictimizan a las personas y las obligan a desistirse.

“Muchas llegan con nosotras, nos dicen, ya fui, me mandaron de un lado a otro, me negaron el servicio, me trataron mal, ya me cansé de decir una y otra vez qué fue lo que sucedió”, comentó la también activista. El CMU ofrece acompañamiento en siete casos de este año, de los cuales algunos son de violencia familiar y otros de violencia sexual.

Además de otros 14 de atención psicológica, pues muchas “ya no quieren continuar con el trámite jurídico porque se cansaron de las instituciones, no se les puede obligar a hacerlo. Pero lo cierto es que las agencias especializadas en violencia sexual, no dan información correcta ni servicio oportuno”.

Solamente –agregó- realizan peritajes médicos y psicológicos, pero también deben efectuarlos  en materia de trabajo social y de antropología, entre otros que puedan aportar para que haya una sanción efectiva del delito y reparación del daño.