De mal gusto

Alrededor de 60 por ciento de la población tlaxcalteca vive en condiciones de pobreza, pero  cerca de 80 mil habitantes se encuentran en pobreza extrema. A todo este sector serán focalizados los diversos programas sociales para que, en cuestión de meses, disminuyan estos indicadores

La urgencia de revertir estadísticas, según la versión oficial, es la de modificar la situación de estos segmentos antes del inicio de la medición que el Consejo Nacional  de Evaluación de la Política Social (Coneval) realizará del 15 de agosto al 15 de noviembre de este año.

La semana pasada, en Palacio de Gobierno, se instaló la Mesa de Trabajo para el Desarrollo Social y Julio César Guerrero Martín, jefe de oficina de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), presentó la estrategia de inclusión para combatir la pobreza en el estado.


Entre las acciones resaltan una amplia campaña de difusión, afiliación y reafiliación a programas, estabilización de precios de productos y servicios básicos y certificaciones expeditas de estudios; las que las instituciones deberán ejecutar en escasos tres meses antes del  inicio de la veda electoral y en poco menos de dos, pasadas las votaciones de junio.

Es decir, en menos de medio año, los gobiernos federal, estatal y municipal deben salir a buscar a esa población vulnerable, como lo sugirió Guerrero, el mismo que pidió traducir a beneficiarios el costo monetario del apoyo social que reciben.

Aludió al dicho de su abuela, que es “de mal gusto” decir el precio de un regalo, pero prefirió pasarlo de largo y recomendó a los funcionarios: “digamos a la gente cuánto costaron” los beneficios de los programas.

Sorprende que en tan poco tiempo, a través de soluciones que no son de fondo, se pretenda revertir los indicadores de pobreza. Pareciera que sólo interesa la fotografía al momento de la evaluación, pues los resultados de la medición más reciente del Coneval fueron dados a conocer desde julio de 2015.

Es curioso que justo cuando el proceso electoral se encuentra en pleno desarrollo, se movilice a todas las dependencias del sector social para “mejorar” los índices de bienestar.