CULTURAS INCLUSIVAS DEMANDAN ESCUELAS Y PRÁCTICAS INCLUSIVAS

culturas inclusivas

Culturas inclusivas demandan escuelas y prácticas inclusivas. La inclusión no tiene por qué referirse única y exclusivamente a las personas con discapacidad. Debe enfocarse a la diversidad que tiene la sociedad. Particularmente a quien representa la mitad de ella: las mujeres.

En el sistema de educación pública la presencia de las mujeres es similar a la de los hombres. De una cobertura total de 352 mil personas, 178 mil son mujeres y 174 mil son hombres. En el primer nivel de atención (preescolar) de 45 mil infantes, el número de niños es ligeramente superior.

En primaria se repite esta diferencia: 76 mil niñas y 78 mil niños. La parte superior del ciclo básico (secundaria) es de 35 mil niñas y 36 mil niños. Y en el bachillerato la diferencia se reduce. En educación superior es más el número de mujeres: 15 mil 77 por 14 mil 830 hombres.


En el nivel superior se mantiene la diferenciación profesional basada en el género, por ejemplo en el Instituto Tecnológico de Apizaco, bajo el supuesto de que se trata de carreras “masculinas”, solo el 29 por ciento del total de la matrícula (4 mil 308) son mujeres.

La Universidad Autónoma de Tlaxcala parece más inclusiva, ya que el 62 por ciento del total de su matrícula (16 mil 410 personas) son mujeres. Sin embargo, la Facultad de Ciencias Básicas, Ingeniería y Tecnología registra una composición similar al ITA.

La eficiencia terminal de cualquier Institución de Educación Superior muestra que quienes concluyen con mejores promedios, plan de estudios y titulación, es más de mujeres que hombres.

En Tlaxcala la privatización de la educación es marginal, apenas alcanza el 10 por ciento. De ahí la importancia de promover prácticas inclusivas en todos los niveles educativos.

No hay sociedad contemporánea que no desarrolle programas de discriminación positiva. Están ciertos de que lo único que salva al mundo es una mayor presencia pública de las mujeres. Culturas inclusivas demandan escuelas y prácticas inclusivas.