Cultura la tauromaquia, fuente de inspiración para otras artes

El Palacio Legislativo alberga una muestra de artes plásticas denominada “Pinceledas”, que contiene obras de personas de todas las edades que incursionan en las bellas artes, pero que en muchas de sus expresiones está latente la tauromaquia

La cultura es un sistema de acciones e interacciones que compromete la forma de ser de un pueblo o un grupo humano: sus costumbres, rituales, lengua, tradiciones, artes vivas, su conocimiento sobre la naturaleza y su forma de transmitir estos saberes ancestrales de una generación a otra y la tauromaquia en Tlaxcala es parte y forma de ella.

Tal definición encuadra en todos los protocolos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) para que la tauromaquia sea considerada como un patrimonio, una expresión inmaterial única y original que define la manera de ser de un grupo humano.

Todo ello porque esta semana, en el Palacio Legislativo local, fue instalada una muestra de artes plásticas denominada “Pinceledas”, que contiene obras de jóvenes, hombres y mujeres, personas de todas las edades, que incursionan en las bellas artes, pero que en muchas de sus expresiones está latente la tauromaquia.


Se trata de las obras de 14 alumnos de diversas edades de la escuela que dirige el maestro Antonio Delmar Ayala Gress, quienes forman parte del taller del Centro de Artes Plásticas “Antonio Delmar”.

En el marco del XV aniversario de este taller, los alumnos presentaron sus avances hechos obras, que muestran la magnitud de sus incipientes pasos.

La muestra está compuesta de obras pictóricas y de escultura en cartón, con una cabeza de un toro, con pinturas de toros, escultura y también de algunas haciendas y paisajes campiranos, de mar, balcones y flores, los cuales fueron realizados por un grupo de alumnos de este centro y que estarán expuestas hasta el próximo día 30 de este mes.

Pero la expresión, tanto de las pinturas como de las esculturas con temas taurinos son la constante, como ejemplo de que la tauromaquia, en todas sus expresiones, tiene una gran motivación a la expresión artística. Son fuente de inspiración, como lo ha sido para la poesía, la música, la danza, las novelas, el cine, entre otras muestra artísticas.

Entre las obras destaca un toro cárdeno realizado por Irene Teresita Gasca Pérez, mujer originaria de Cuapiaxtla, y que ha sido aficionada de chipen a la más bellas de las artes. Su obra la nombró “Luisón”.

También está un toro castaño, obra de un jovencito de Apizaco de nombre Carlos Ojeda Reyes.

Pero hay la cabeza de un toro, realizada en cartón, y que adorna la parte central de esta muestra en la que exponen diversos alumnos del artista plástico Antonio Delmar Ayala Gress, como son Patricia Espino Rodríguez, Carlos Ojeda Reyes, Alejandro Carvajal Lozada, José Antonio Acosta González, Martha Lozada Carmona y J. C. Yáñez Rodríguez.

También incluyeron algunas obras de Leilannie Teyssier López, Irene Teresita Gasca Pérez, Nadia Jiménez Serrano, Ángel Alejandro Romero León, Aurora Falcón Rodríguez, Alma Delfina Carreón Mejía, María Cristina Ramírez Solano y Yolanda Rodríguez Galaviz.

Todas estas expresiones artísticas demuestran que la tauromaquia satisface de manera cabal los cinco protocolos de la Unesco sobre la determinación de una cultura, ya que los taurinos son una minoría cultural que tiene sus propios rituales, como es el toreo; también cuenta con artes vivas como la confección de traje de luces, de instrumentos para torear, así como expresiones artísticas en torno a ésta.

También tiene un  metalenguaje, conocido como caló taurino, modos de vestir, como es la inconfundible vestimenta de un taurino y, de paso, gastronomía propia con sus viandas y bebidas únicas derivadas de las corridas y consumidas en ellas como las botas de vino, y saberes ancestrales de la naturaleza como la cría artesanal del toro bravo y un programa social de transmisión endógena de todo este acervo cultural.

Lo anterior logra unificarse en una visión del mundo, una forma de ser a la que corresponden sus expresiones, estéticas y éticas particulares; asimismo, logra conformar un grupo y una identidad que por su fuerza perdura a través de los siglos.

Por ello, como afirman varios estudiosos, nadie puede tener problemas para aceptar que el toreo es un sistema cultural minoritario, que ahora, en esta muestra pictórica y escultural que hasta este viernes estará en el Congreso local, dan ejemplo de sus múltiples expresiones artísticas.