Cuestionar lo cuestionable

Dicen que la ignorancia es atrevida y si además le sumamos una carga de machismo, tenemos declaraciones tan desatinadas como la del presidente electo de Culiacán, Sinaloa, de Morena, Jesús Estrada Ferreiro; pues para este personaje es estúpida la ley que promueve la paridad de género, con la que se busca que más mujeres ocupen cargos políticos y tomen decisiones. Por desgracia, este pensamiento permea en una inmensa mayoría de dirigentes y militantes de partidos políticos, quienes sistemáticamente han simulado en la vida interna de los mismos y de sus agendas políticas todo aquello que tiene que ver con la igualdad y la vigencia de los derechos de las mujeres y han apostado por impulsar perfiles femeninos con vocación de marioneta y han creado caminos sinuosos para mujeres con trayectoria, trabajo, talento y capacidad.

Este es un buen momento para cuestionar lo cuestionable de todas aquellas personas llenas de prejuicios y misoginia que ocupan u ocuparán un espacio de toma de decisión. Hacerles entender que la igualdad de género no es una cuestión de moda, sino sustento real de un país democrático. De lo contrario se seguirá postergando el avance social y se continuará fomentando la violencia, la discriminación y la desigualdad social, que conlleva a vivir en condiciones de injusticia e impunidad.

El Poder Legislativo a nivel local y federal tendrá una histórica participación de mujeres, y salvo honrosísimas excepciones como Martha Tagle y Patricia Mercado, ¿acaso las han escuchado pronunciarse de manera contundente por una agenda de derechos de las mujeres? ¿Sobre garantizar un aborto legal, seguro y gratuito? ¿Sobre tomar acción ante los feminicidios y la trata de personas?


A 50 años del movimiento estudiantil del 68, conviene hacer un alto, promover la reflexión, recordar y honrar a esa generación que ofrendó sus sueños por vivir en un país más democrático; que nos legó la convicción de disentir y desafiar al autoritarismo; que nos enseñó a no ceder ante los pensamientos homogéneos; que reivindicó el derecho a la protesta y a la memoria; a quienes abrieron brecha y a quienes les debemos no caer en la tentación de evadir nuestra responsabilidad de ser siempre contrapeso ante el poder.