Creación de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Orden presidencial

PIE DE FOTO: Lo destacable del manifiesto son los abajo firmantes: Por el gobierno del estado: Lic. Emilio Sánchez Piedras, gobernador constitucional del estado y Lic. Samuel Quiroz de la Vega, secretario general de Gobierno

Creación de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Una orden del presidente Echeverría. La demanda de la comunidad del Instituto de Estudios Superiores del Estado (IESE) por transformarse en Universidad es aceptada por el gobierno del estado. Forma una comisión.

Después de dos años que no pasa nada. La Federación de Estudiantes de Tlaxcala (FET) aprovecha su relación con el secretario de la Reforma, Agraria Augusto Gómez Villanueva, para presentar al presidente, en su visita a Tlaxcala, en los primeros días de octubre de 1976, la demanda de transformar el IESE en Universidad.

Advertido, el gobernador los convoca. Acuerda presentar la solicitud en reunión conjunta en el Salón Rojo del Palacio de Gobierno. El secretario de Gobierno, el director del IESE y un asesor de la FET intervienen. El presidente “autoriza” la creación de la Universidad Autónoma de Tlaxcala con un presupuesto de 8 millones de pesos para el primer año.


Eso desata la maquinaria. Entre el 11 de octubre y el 11 de noviembre de 1976 emerge la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx). El decreto es aprobado por el Congreso local el 18 de noviembre y se publica el 24. Al mismo tiempo se convoca al consejo técnico del IESE para presentar una terna y elegir al primer rector.

Directivos, maestros y estudiantes del IESE no comparten la propuesta. La razón es que en ella no encuentran ninguno de los que “se desvelaron y lucharon” por la creación de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. El gobernador toma la decisión y designa a Luis Carvajal Espino. En la instalación del Consejo Universitario se desconoce al director de la Escuela de Comercio, identificado con el grupo de Los Gavilanes. Tiempo después reaccionan de forma violenta, pero nunca logran peso político en la naciente UATx.

La creación, no transformación del IESE en Universidad

Si 1975 es un año miserable para la comunidad del Instituto de Estudios Superiores del Estado (IESE) y Los Gavilanes. 1976 es memorable. Octubre y noviembre son la gloria, aunque en diciembre son echados a los círculos del infierno.

El 11 de octubre de 1976, el presidente Luis Echeverría realiza una vista a Tlaxcala. La comunidad del IESE, particularmente los de Comercio, las autoridades y la Federación de Estudiantes de Tlaxcala (FET) presionan al gobierno estatal para que la comisión integrada en 1975 presente el proyecto.

En la noche se reúnen en el Salón Rojo. El gobierno del estado y la comunidad del IESE demandan al presidente de la República “la creación” de la Universidad, no “la transformación del IESE”. Hacen uso de la palabra el director del IESE, Lic. Antonio Flores Gracia, el secretario general de Gobierno, Lic. Samuel Quiroz de la Vega, y “el asesor de la Federación de Estudiantes Tlaxcaltecas”- ¿Ernesto García?

El manifiesto pidiendo la creación de la Universidad

El gobierno, el IESE y la comisión creada para realizar los estudios para la universidad publican un manifiesto dirigido al presidente de la República. En él piden: “se sirva acordar en este acto la creación de la Universidad Autónoma de Tlaxcala”, bajo los siguientes considerandos:

“a) La negativa de las universidades del país para admitir a nuestros bachilleres tlaxcaltecas, hace que la formación de éstos represente una erogación mal encauzada ya que no es recuperable en beneficio del pueblo tlaxcalteca.
b) El alto costo que representa a los padres de los bachilleres que estudien fuera de nuestro estado; fenómeno que además agrava la sobrepoblación de nuestras grandes urbes.
c) Los tlaxcaltecas egresados de las diversas universidades del país, en la mayoría de los casos, ya no retornan a nuestro estado, lo que constituye la fuga de cerebros, fenómeno que obstaculiza y trunca su desarrollo social, político y económico.
d) Tlaxcala es actualmente el único estado de la República que no cuenta con universidad, no obstante, la relevancia de su participación en el proceso histórico del país.”

Los abajo firmantes

Lo destacable del manifiesto son los abajo firmantes: Por el gobierno del estado: Lic. Emilio Sánchez Piedras, gobernador constitucional del estado y Lic. Samuel Quiroz de la Vega, secretario general de Gobierno.

Por el IESE: Lic. Antonio Flores Gracia, director general del Instituto; Lic. Armando García Romero, director de la Facultad de Derecho; Lic. Antonio Juárez García, director de la Escuela Superior de Comercio; Dr. Elías Ramírez León, director de la Escuela de Odontología; enfermera María de los Ángeles Flores Lira, directora de la Escuela de Enfermería; profesor Tomás Munive Osorno, director de la Escuela Normal Superior; profesor Artemio Gordillo, director de la Escuela Preparatoria de Chiautempan; profesor Octaviano Gutiérrez, director de la Escuela Preparatoria de Huamantla; y, Rodrigo Preciado, director de la Escuela Preparatoria de Calpulalpan.

Por la sociedad de alumnos: Ángel Luciano Santacruz, Escuela Superior de Comercio; Rodolfo Díaz Osio, Escuela de Odontología; José Juan Montiel Portillo, Facultad de Derecho; Isaías Bello Bello, Escuela Normal Superior; Teresa Atriano Mendieta, Escuela de Enfermería; Fernando Zitlalpopocatl, Escuela Preparatoria Matutina; Benito Hernández Fernández, Escuela Preparatoria Vespertina; Guadalupe Vázquez Ramírez, Escuela Preparatoria de Chiautempan; Martiniano de la Vega, Escuela Preparatoria de Huamantla; Eugenio Hernández Hernández, Escuela Preparatoria de Calpulalpan; y, José Durán Rojas, Escuela Secundaria de Calpulalpan.

Por la comisión de estudio para la creación de la Universidad Autónoma de Tlaxcala: profesor Francisco Hernández Hernandez; Lic. Antonio Álvarez Lima; Sr. Crisanto Cuéllar Abaroa e ingeniero Salvador Domínguez Sánchez.

El presidente de la República responde de forma positiva, autorizando su creación de forma inmediata, le autoriza un presupuesto por 8 millones de pesos y pide al gobernador “que inicie y abrevie el proceso legal para que en pocos días venga a hacer la declaratoria inaugural”.

Creación de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y designación del primer rector

La “orden” del presidente Luis Echeverría agiliza la maquinaria. El gobernador integra una comisión de estudios legislativos con los abogados: Samuel Quiroz de la Vega, Francisco Trueba Lanz, José María Cajica, Daniel Corona Sánchez –sobrino del gobernador- Carlos Hernández y José Luis Macías. Como el Congreso local se encuentra en receso. Se le “pide” a la comisión permanente convoque a un periodo extraordinario de sesiones.

La iniciativa se entrega a los legisladores el 11 de noviembre. La aprueban el 18 de noviembre y es publicada en el periódico oficial el 24 de noviembre.

Ese mismo día (24) el gobernador reúne al consejo técnico del IESE. Presenta una terna para la elección del rector, integrada por: Germán Escobar Ramírez, Joaquín Cisneros Molina y Luis Carvajal Espino. No se ponen de acuerdo y designa a Luis Carvajal como primer rector de la UATx.

Declara el rector: “El máximo honor que puede tener un tlaxcalteca y una máxima responsabilidad es ser rector de la Universidad. Voy a tratar de corresponder con dignidad al honroso cargo que se me ha encomendado.”

Nombramientos del rector. Ninguno de los que se desvelaron por la UAT

El rector nombra al estudiante de Derecho José Antonio Martínez, secretario particular; Dr. Luis Antonio Angulo Montejo, secretario general de la Universidad; estudiante de Derecho Luis Ervey Sánchez Márquez como oficial mayor -días después pasa a la Dirección de Relaciones Públicas y asume como oficial mayor Dionisio Soriano Gaspariano; Lic. Rubén Contreras Santiago –delegado de la Secretaría de Industria y Comercio- jefe del Departamento Jurídico; C.P. Moisés Barceinas Paredes, Tesorero y Arq. Donaciano Blanco Flores, director de Compras y Mantenimiento.

Los estudiantes expresan su inconformidad porque en las designaciones de Luis Carvajal “no se encuentra ningún maestro de los que junto a ellos se desvelaron y trabajaron para la creación de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.”

Gavilanes a volar

El 15 de diciembre se integra el H. Consejo Universitario. Ahí comienza el viaje al limbo de Los Gavilanes. En el punto número 3 del orden del día: “petición del Consejo de la ratificación o rectificación de los coordinadores de división, directores de departamento…”.

“El c. secretario general expuso que, de acuerdo con lo solicitado por el c. coordinador de la División de Ciencias Sociales, por los escritos de los alumnos de la propia escuela y maestros de la misma, en cuanto a que el actual director no era contador público titulado, ni licenciado en Administración o Economía, sino licenciado en Derecho, no era la persona propicia para dirigir el Departamento de Comercio.”

“El rector expresó que no se trataba de ninguna manera de algo personal, sino de poner en cada puesto directivo de la Universidad, a las personas más adecuadas ya que así se necesitaba sobre todo en el momento actual en que la Universidad Autónoma de Tlaxcala está en su fase de organización y planeación”. De golpe y porrazo presenta una terna y eligen como nuevo director a Javier Lima Paredes.