CORNADA

Hay políticos que tienen principios, pero no ideas; otros tienen ideas, pero carecen de principios, y los más son los que no tienen ni ideas ni principios.
¡Como abundan estos últimos!