“Corazoncitos”

“No voy a hablar de eso, corazoncito, corazoncitos, corazones”, fue la respuesta que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dio a un grupo de reporteras que le cuestionaban sobre la licencia que el Senado otorgó a Manuel Velasco, gobernador de Chiapas. Al poco rato, el gran promotor de la república amorosa explicaría que “respeta al gremio periodístico” y que la manera con la que se dirige “siempre es con mucho cariño”.

Este hecho vale la reflexión sobre la forma en que una inmensa mayoría de hombres busca explicarnos a nosotras diferentes tópicos de una manera “paternalista y condescendiente”, vamos, de una forma “cariñosa”, pretendiendo dominar y tomar las riendas de la conversación, como si las mujeres no tuviéramos la capacidad de entender, cuestionar y argumentar, mucho menos a un político que pronto asumirá la titularidad de Poder Ejecutivo federal. Lamentable, porque esto revela el enorme desprecio por los aportes femeninos y la banalización de la violencia contra las mujeres desde la perspectiva de los hombres en el poder.

Los índices de violencia contra las mujeres han escalado hasta la ignominia, pero ese desprecio y discriminación que nos merma y arrebata la vida comienza por las palabras. La mejor manera de hacer explícito el respeto al gremio periodístico no es dirigiéndose “con cariño”; esas reporteras que hacían su trabajo, merecían una respuesta seria y puntual.


Por desgracia, el presidente electo no es el único que ejerce este tipo violencia tan sutil como reprobable, pero su gran popularidad tampoco debe detener la crítica para evitar que en lo sucesivo deje de realizar estas conductas machistas y más bien se ponga a trabajar ante la emergencia nacional de feminicidios en el país.

Al margen: a la y el senador de Morena les recordamos que el voto que se les confirió fue esperando hicieran una diferencia y ponerle un alto a los abusos de poder y al mayoriteo vil. Se supone llegarían para darle dignidad a la política, que llegarían para “barrer la corrupción y la impunidad”. ¿Qué pasó con su voto y dar licencia a Manuel Velasco? ¿Y la congruencia corazoncitos?