Continúa sin resolverse casos de nueve profesores cesados por no evaluarse: Rivas

El secretario general de la sección 31 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Demetrio Rivas Corona informó que aún no se han solucionado las nueve demandas que presentaron docentes que fueron cesados desde 2015 por no haberse evaluado en su desempeño.

Ante ello, reveló que ya solicitó el apoyo del Departamento Jurídico del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del SNTE para lograr una resolución a estos asuntos lo más pronto posible, pues una de las exigencias de los profesores cesados es la reinstalación en sus plazas en el sector educativo estatal.

“En el caso de la sección 31 hay nueve asuntos, que la vía que llevamos es la jurídico legal, incluso, envié una relación al Comité Ejecutivo Nacional del sindicato para que desde allá el Departamento Jurídico del sindicato me siga apoyando en este proceso”, dio a conocer el dirigente magisterial.


Rivas Corona expuso que la resolución de estos casos es complicada, y a pesar de ello destacó “no tengo la carpeta cerrada de estos asuntos y espero, de verdad, que la ruta que llevamos pueda ingresar o reincorporar a mis compañeros” en sus centros de trabajo y en sus respectivas plazas.

De acuerdo con organizaciones del magisterio disidente, en Tlaxcala son más de 100 los docentes que fueron cesados de la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE) por no haberse presentado a la evaluación a su desempeño en las aulas en el año de 2015, como lo establece la Ley General de Servicio Profesional Docente.

De esos casos, la mayoría de docentes cesados presentó demanda laboral por despido injustificado y buscó asesoría legal y jurídica de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), principalmente, y solo nueve de ellos se acercó a la sección 31 del SNTE para solicitar su respaldo.

Por otro lado, el dirigente sindical aseguró que los profesores tlaxcaltecas se han ido documentando e informando sobre los beneficios de la evaluación a su desempeño, por lo que ahora ya hay más aceptación del magisterio hacia estos ejercicios y como prueba de ello es que acuden de manera voluntaria a registrarse para ser evaluados.

“No es que los hayamos convencido, sino que les hemos dicho cuál es exactamente la situación de su proceso y cuáles serían las consecuencias, y finalmente han accedido a seguirse documentando, pero sobre todo a tomar una decisión que venga en beneficio de ellos mismos, de seguirse superando para atender bien a los niños y las niñas”.

Cabe recordar que para este año, la SEPE programó, vía insaculación, a dos mil 181 docentes para que sean evaluados en su desempeño en las aulas en noviembre próximo. A Ese número se sumarán los alrededor de 4 mil 188 profesores que no pudieron ser evaluados en 2017 por la contingencia del sismo del 19 de septiembre de esa anualidad.