Conserva la abuelita Amalia el conocimiento ancestral

Doña Amalia refiere que sus habilidades de curación se las transmitió su abuelito, quien también le enseñó a elaborar artesanía a base de maíz en Xochimilco
Doña Amalia refiere que sus habilidades de curación se las transmitió su abuelito, quien también le enseñó a elaborar artesanía a base de maíz en Xochimilco

“Ahora ya puedo morir tranquila”, dice la abuelita Amalia a un público mayoritariamente joven que la escucha con elevado interés y máxima expectativa, pues se trata de una de las principales sanadoras de Xochimilco y poseedora del conocimiento ancestral prehispánico.

“Ya puedo morir tranquila –explica–, porque veo que los jóvenes se están interesando, esta carrera es muy bonita, no es para mucha gente, es para las personas que tienen corazón y que quieren hacer algo por México para seguir nuestras costumbres”, las que dan identidad a este país.

Amalia Salas Casales es una de las participantes en el Tercer Simposio de Antropología Luis Reyes que con el tema “Religiones Ancestrales. Mesoamérica y África” organizó la Latin American Network In Cultural Studies (LANICS) en la ciudad capital, el 29 y 30 del pasado mes de agosto en el Museo de la Memoria.


La abuelita Amalia participó en la mesa de especialistas religiosos, junto con el chamán y temazcalero Barulio Herrera, la interpretadora de maíz María Dolores Domínguez Romero y el curandero Regino Mata, quienes en diversos momentos compartieron sus conocimientos ancestrales.

En su caso, doña Amalia refiere que sus habilidades de curación se las transmitió su abuelito, quien también le enseñó a elaborar artesanía a base de maíz y “gracias a esto fui a Washington y he recorrido varias partes, porque hago muñecas de 2 metros y hago chalupas de Xochimilco con totomoxtle”.

Sin embargo, también revela que su actividad causa temor entre las personas desinformadas. Y como ejemplo recuerda un pasaje:

“Hace dos años un cura nos invitó a Cuernavaca, Morelos, a la presentación de un libro sobre plantas medicinales, el primer día estuvo muy bonito, pero al otro día me invitaron a una estación de radio para una entrevista y promocionar mi trabajo, hubo mucha gente y me tomaron fotos unas religiosas.

“Le fueron decir al padre y al delegado que no querían que estuviera ahí porque estaba dando masajes y que eso era brujería, y que nos levantáramos porque si no iban a tocar las campanas para llamar a la gente. Entonces dije: vámonos porque no podemos estar donde no nos quieren, aunque muchos se opusieron, pero finalmente me fui.

“Posteriormente, razonando y pensando que si hacer limpias con rosas dicen que es brujería, pues ahora le voy llamar armonización con rosas. Estas limpias las pueden hacer ustedes mismos, es para retirar las energías negativas”, comenta.

A la abuelita Amalia le preocupa que estas costumbres y conocimientos ancestrales se pierdan.

“He vivido triste porque allá en Xochimilco no teníamos ni Casa de Cultura y yo decía cómo es posible que toda las delegaciones sí tienen y Xochimilco no. Luego, el problema de no cuidar las chinampas, no había nadie que hiciera algo por nuestro universo, por nuestra medicina y nuestras plantas.

“Ahora veo que la Escuela de Antropología ha hecho algo, porque me han invitado y he ido a participar en las actividades que han organizado, y además veo el gusto e interés que tienen los jóvenes por esta actividad, por eso están aquí presentes, porque quieren saber el cocimiento de los abuelos. Los felicito, pero quiero que se graben bien esto que les voy a decir en la memoria, que lo guarden, que no lo tiren a la basura, porque de ustedes depende el futuro de nuestro México.

“Nuestro México está agonizando, yo decía que sólo Xochimilco está agonizando, pero es mentira, todo nuestro México está agonizando, porque nos están arrebatando nuestras tierras, nuestras mejores tierras para entregarlas a los internacionales. No quiero extenderme porque parecería política, pero es la verdad”.

“En mi pueblo, Xochimilco, le peleo al delegado, le digo que ya no cabemos ahí, que ya no hay lugar para nada, se están comiendo las chinampas, los cerros, ya no podemos salir, ya hay muchos coches, antes era media hora para llegar a Vaqueritos, ahora son dos horas. Ahora van a construir otro centro comercial y nuestros mercados tradicionales donde vamos a vender están desapareciendo.

“Venía con mucho sentimiento, pero ahora ya puedo morir tranquila, porque veo que los jóvenes se están interesando, esta carrera es muy bonita, no es para mucha gente, es para la gente que tiene corazón y que quiere hacer algo por México para seguir nuestras costumbres.

“En Xochimilco somos muy fiesteros, no alcanzan los 300 días del año para nuestras fiestas, nos faltan días, pues nuestras celebraciones duran de 15 a 20 días y todos compartimos nuestra danza, nuestra música y nuestra gastronomía, vean por qué la gente duraba mucho y ahora ya se olvidó eso, ahora hay odios, rencores, cómo quieren que esté México con tanta violencia, porque desde nuestra casa está la violencia”.

El simposio (subtítulo)

Las religiones ancestrales de Mesoamérica y África fueron el tema principal sobre el que giró el Simposio de Antropología Luis Reyes, que se llevo a cabo los días 29 y 30 del pasado mes agosto en la ciudad de Tlaxcala y en el que participaron importantes investigadores del ámbito académico y cultural internacional.

El Simposio fue organizado por tercer año consecutivo por la LANICS y tuvo como sedes el Museo de la Memoria, la Pinacoteca del Estado y el Museo de Arte de Tlaxcala, recintos en los que se llevaron a cabo conferencias, eventos artísticos y gastronómicos que hablaron de la manera en cómo se viven y reflexionan las religiones en África y América.

La LANICS, con sede en la ciudad de Tlaxcala, es una asociación de corte antropológico que establece y reconoce el diálogo abierto tanto con especialistas, como con los protagonistas de la vida cotidiana y, en este caso, con los especialistas religiosos involucrados en estas prácticas, cuya apertura es fundamental para compartir y difundir su conocimientos.

Es así que en ambos días por las tardes en las mesas participaron especialistas como un chamán, una sanadora, una adivinadora y un curandero de diferentes partes de la República.

El primer día de actividades estuvo dedicado a Mesoamérica, por lo que el doctor emérito Eduardo Matos Moctezuma habló sobre su reciente investigación “La muerte entre los mexicas”; mientras que Guilherm Olivier, especialista de la UNAM, disertó sobre el sacrificio humano en Mesoamérica, y Michel Duquesnoy, de la Universidad Bernardo O’Higgins de Santiago de Chile, habló sobre la práctica del chamanismo en nuestros días.




Leave a Reply

Your email address will not be published.