Complica la FND acceso a financiamiento al duplicar tasa de interés, reclama la CCI

La Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND) casi eliminó el respaldo a campesinos, al duplicar en este año el interés de siete a 14 por ciento, ya que se asemeja al que cobra la banca privada, señaló Claudio Flores Espina, dirigente estatal de la Central Campesina Independiente (CCI).

Esta institución tenía un esquema para pequeños productores, pero “hoy ha desparecido, porque se paga una tasa de entre 12 y 14 por ciento, claro que sí ayuda pero el apoyo que se tenía prácticamente lo desapareció este gobierno”, reprochó.

El problema es hasta que la FND recupera la cartera vencida, emite una paramétrica para otorgar financiamiento, por lo que la situación se complica al no acceder pronto al recurso. Con estas medidas “el gobierno le ha dejado de apostar al campo y eso es muy lamentable”.


En 2019 el crédito se ha encarecido –asentó-, respecto de años anteriores cuando el interés era de entre siete y ocho por ciento, lo que representaba menos dificultad para el agricultor, ya que había más flexibilidad para pagar.

El aumento en la tasa casi se duplicó, por lo tanto –cuestionó- dígannos cuál es la ayuda al campesino, dónde está, porque se está pagando el porcentaje que cualquier otra institución bancaria llega a cobrar.

En el caso de la CCI sus agremiados han cumplido con el pago de sus créditos y puesto al corriente en su cartera vencida, que era de cerca de 20 por ciento, pues hubo condiciones porque los ciclos agrícolas pasados fueron más estables que el de este año.

Ahora no hay seguridad total de que 2019 lo sea –añadió-, debido al retraso de lluvias; las últimas siembras de maíz se realizaron a mediados de junio y las especies de plazo corto, antes del 24 de ese mes, pero con plena consciencia del riesgo que implica.

Insistió en su petición de cambiar los esquemas de protección a los cultivos en general, de lo contrario, “el campo quedará más abandonado si la inversión no se recupera, pues llega el momento en que los productores dicen, mejor ahí le paramos”.

Subrayó que esta situación “es grave” y no solo debe preocupar, sino ocupar al gobierno estatal y federal, ya que las familias deben asegurar la producción, al menos para el autoconsumo. “Si hay campo los demás sectores van caminando”.

Flores Espina observó una crisis en las zonas rurales, la cual se extiende hacia las ciudades porque los alimentos se han encarecido y son insuficientes, a lo cual se suma el alza en precios de otros productos, la inseguridad y la desaparición de programas sociales.