Coltlax y Secoduvi habrían incurrido en irregularidades: Versus Corrupción

El Coltlax habría incurrido en probable daño patrimonial por un monto de 2 millones de pesos por la subcontratación y la falta de garantías en la elaboración de las Normas Técnicas de la Ley de la Construcción del Estado de Tlaxcala en 2015

Personal de El Colegio de Tlaxcala (Coltlax) y de la Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi) habrían incurrido en probable daño patrimonial por un monto de 2 millones de pesos, corrupción, falsificación, mal uso de la función pública, abuso de la autoridad, evasión de la prohibición de contratar y fraude, por la subcontratación y la falta de garantías en la elaboración de las Normas Técnicas de la Ley de la Construcción del Estado de Tlaxcala en 2015.

De acuerdo con una investigación realizada por la asociación civil Versus Corrupción, de cuyos documentos tiene copia La Jornada de Oriente, en 2015 la Secoduvi convino con El Coltlax, que preside Alfredo Cuecuecha Mendoza, la realización de las Normas Técnicas de la Ley de la Construcción del Estado de Tlaxcala, con el objetivo de establecer las cantidades, resistencias, propiedades mínimas, entre otras características, que deben presentar las construcciones a desarrollarse en el estado. Su fin es propiciar la seguridad de los usuarios y la infraestructura en caso de siniestros naturales como los sismos ocurridos en septiembre pasado.

El presidente de El Coltlax, Alfredo Cuecuecha Mendoza.
El presidente de El Coltlax, Alfredo Cuecuecha Mendoza.

El convenio se firmó el 14 de agosto de 2015 con un periodo de ejecución de 120 días, el cual finalizaba el 11 de diciembre de 2015. El monto económico fue por 2 millones de pesos.


Sin embargo, contrario a lo establecido en la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado de Tlaxcala y en la Ley de Obras Públicas, la Secoduvi omitió indicar en el contrato la restricción de subcontratar la totalidad o parte de los trabajos, aceptando tácitamente que El Coltlax no cuenta con la capacidad técnica para la realización de las Normas Técnicas, dejando así a salvo al Colegio la posibilidad de subcontratar el servicio con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por un monto de 899 mil pesos, es decir, por el 44.5 por ciento del monto contratado y fue signado el 17 de agosto de 2015.

Adicionalmente, a El Coltlax no se le requirió garantía alguna por la contratación del servicio, es decir, si el servicio fuera deficiente la Secoduvi no tendría herramientas para recuperar los recursos públicos que se le transfirieron a El Coltlax.

En la investigación de Versus Corrupción se menciona que El Coltlax proporciona una bitácora de obra donde se asientan las observaciones y la comunicación formal entre la Secoduvi y el Colegio. Dentro de las notas se observa que El Coltlax nunca comunicó observación alguna, pues todas las notas fueron hechas por la Secoduvi, incluso en días inhábiles como el domingo 15 de noviembre que ampara la nota número 7. La misma bitácora ampara que los servicios que concluyeron a satisfacción de la Secoduvi el día 16 de diciembre de 2015, igualmente los 2 millones de pesos fueron cobrados por El Coltlax.

Empero, la elaboración de las Normas Técnicas fueron subcontratadas por segunda ocasión en 2016, ya que después de que el servicio fue entregado se recontrató a otro equipo constituido por Armando Isaac Mendoza Pulido / Ignacio Ibarra López, al que se le contrató por la cantidad de 120 mil pesos; a Consultores Internacionales en Desarrollo Estratégico y Planeación Prospectiva por 100 mil pesos, siendo el director de esta sociedad civil Alfredo Alfonso Nava Morales; a Grupo Beris 2020 por 80 mil pesos, a Sergio Flores González por 60 mil pesos, a Jaquelin Cruz Alonso por 30 mil pesos y a Margarita Paz Domínguez Capilla por un monto de 6 mil 960 pesos.

El segundo grupo contratado representa un importe de 396 mil 960 pesos, equivalente al 20 por ciento del recurso transferido a El Coltlax. El perfil de la gran mayoría de los contratados no se ha acreditado, ya que se requerían perfiles con experiencia en instalaciones hidráulicas, sanitarias, de gas, eléctricas, construcción, estructuras, geología y urbanistas, etc.

Esta carencia propició que el documento contenga serias debilidades y esté constituido por un copiar y pegar incongruente de diversos reglamentos con redacciones ilógicas a las características de Tlaxcala. Además de omitir el apartado del riesgo sísmico, lo que conlleva a que el sector de la construcción y que las mismas construcciones no se pueda definir que está bien diseñado y construido y que no, deduce la asociación Versus Corrupción.

Debido a la recontratación de los servicios después de que la UNAM presuntamente los hubiera entregado, Versus Corrupción requirió la información a El Coltlax, el cual entregó la misma información que proporcionó al segundo grupo contratado, es decir, existe una simulación de entrega del producto del servicio.

El acta de entrega–recepción y la liberación de los trabajos es incongruente, evidenciando falsificación de documentos, abuso de la función pública y fraude, señala Versus Corrupción.

La UNAM estaría involucrada al recibir recursos, pero no realizar el trabajo, por lo que Versus Corrupción está desahogando un recurso de revisión que daría las evidencias de la simulación y fraude, reveló la asociación.

Aunado a ello, los trabajos estregados no corresponden al marco jurídico de la Ley de la Construcción, ni a los términos de referencia que emitió la Secoduvi, ya que prácticamente son una recopilación de una serie de plagios incongruentes.

La Secoduvi, indica Versus Corrupción, trata de legitimar la elaboración de las Normas Técnicas al convocar en el año 2017 a actores del sector de la construcción, públicos y privados, lo que es evidencia que los trabajos no están concluidos.

Además, existe un amparo solicitado por el Colegio de Ingenieros Militares en contra de la elaboración de las Normas Técnicas de la Ley de la Construcción del Estado de Tlaxcala.