Claudia hace fotografía como terapia

tlax-08Después de muchos años de haberse desempeñado como arquitecta, Claudia Rojas García Travesi supo que su destino era escribir con luz, por lo que desde hace 10 años la fotógrafa originaria del Distrito Federal se ha dedicado a esta rama de las artes visuales, lo que le ha permitido participar en varias exposiciones.

A la distancia, Claudia asegura haber hallado en el arte de la fotografía “una pasión muy padre, una forma de expresión mucho más acertada para mí, porque en la foto me conecto con otras cosas, me conecto con una parte muy personal y muy íntima… para mí es una terapia”.

La fotógrafa forma parte de los 39 participantes de la primera edición del Foto 13 Festival de la Imagen en Tlaxcala, cuyas actividades, entre las que se contemplan exposiciones, conferencias y talleres, iniciaron formalmente el pasado viernes y continuarán en varios puntos de la capital del estado.


En entrevista, recuerda que trabajó durante muchos años como arquitecta, sin embargo, hace 10 años comenzó a escribir con luz, “siempre estás como en la búsqueda de algo más, entonces a mí el arte siempre me ha encantado y quise encontrar algo que me llenara a mí”.

Comenta que sus primeros conocimientos en este ámbito artístico se dieron en el Centro de Arte Fotográfico de la ciudad de México, “ahí tomé un curso de retrato con Pedro Meyer, Vida Yovanovich y varios fotógrafos más, de ahí me cambié a la Escuela Activa de Fotografía”.

De hecho, a Claudia Rojas se le reconoce también por haber sido alumna de personalidades de la fotografía contemporánea como Manuel Zavala y Julio Galindo, entre otros.

En el Foto 13 Festival de la Imagen, la artista visual expone la serie de fotografías “Cuento de hadas” en el parque Xicohténcatl de la ciudad capital, entre el restaurante La Tía Yola y Yiandros.

Sobre este proyecto fotográfico, explica que surgió a partir de una inquietud que tuvo toda la vida de ese cuento perfecto que decía: “Y vivieron todos felices para siempre”, entonces desde que era pequeña leyó muchos cuentos, muchas historias.

“Todas crecemos, estamos aquí y de repente qué pasa, el cuento no era tan cuento y no te casaste y viviste feliz para siempre y no terminaste o empezaste una vida como te la plantearon, entonces al contrario, empiezan otros problemas más graves”, reflexiona Claudia.

“Esto quiere decir –detalla– que la realidad no para ahí, la realidad siempre está, entonces cuando era niña siempre estaba soñando con este cuento perfecto, esta historia perfecta, ese final feliz y de repente te das cuenta, cuando creces, que ya no te dan chance de soñar, de tener ilusiones y luego te dicen que tienes que saber a dónde vas, que tienes que estudiar, cuál es tu futuro, todo”.

Abunda que de acuerdo con estas reflexiones se preguntaba dónde acababa el cuento y dónde empezaba la realidad; “para mí no puede haber esa separación entre el cuento perfecto que siempre soñé y la realidad que no puedes dejar de vivir, nada más que de grande existe porque tienes que soñar, imaginar a qué quieres llegar”.

“En Cuentos de hadas, para evadir realidades o realidades para evadir cuentos de hadas, ofrezco fotografías sobre estas narraciones europeas, algunas elaboradas a partir del fotomontaje”.

Sin embargo, advierte que las imágenes fueron hechas en lugares reales, “lo único que hice fue alterar los colores para que entonces se pudieran ver como un cuento y tomar a los personajes tal como es el cuento, pero que algo te rompa esa realidad, es decir, todos en lugar de tener toda la historia del puro cuento perfecto, te trae de regreso a la realidad con alguna cosa”.

Refiere que en la colección hay una foto, por ejemplo, de Blanca Nieves en el bosque, está desmayada como si se hubiera caído cuando se come la manzana, pero en lugar de manzana hay unas pastillas, se llama ‘Sueños de prozac’”.

Cabe señalar que previo a esta exposición en Tlaxcala, Claudia Rojas presentó la muestra “México profundo” en la sala Felipe Garrido del Centro de Enseñanza a Extranjeros (CEPE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En esta exposición, la artista visual muestra imágenes de tres festividades del folclor mexicano: “Los Parachicos” en Chiapa de Corzo, el “Día de los muertos” en San Andrés Mixquic, Tlahuac, y el “Carnaval de Huejotzingo” en Puebla.

Según palabras de la autora, este proyecto nació de la necesidad de conocer más acerca de las tradiciones mexicanas y formar parte de ellas, así como de conectarse emocionalmente con los símbolos, con las leyendas y las historias. Esta exposición se presentó del 18 de abril al 12 de junio del presente año.




Leave a Reply

Your email address will not be published.