Cerca del 8 de marzo y con pendientes importantes

El 4 de agosto de 2017 se declaró la no procedencia de Alerta de Violencia de Género contra las mujeres para el estado de Tlaxcala por violencia sexual y trata. Esta determinación vino acompañada con la Resolución de la Secretaría de Gobernación respecto a la Solicitud de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres para el Estado de Tlaxcala, en la que se condicionó al gobierno del estado a seguir impulsando de manera permanente políticas públicas que permitan enfrentar la violencia en contra de las mujeres, entre ellas, políticas encaminadas a atacar la trata de personas y que permitan, por lo tanto, garantizar el derecho a una vida libre de violencia y de explotación sexual.

Entre las medidas recomendadas en dicha resolución se encuentran: a) Diseñar una política transversal de prevención, erradicación y sanción de la trata de personas, b) Considerar rutas de movilidad que van de Tlaxcala a Puebla y de Tlaxcala a la Ciudad de México, c) Diseñar e implementar un protocolo de identificación de víctimas de trata de personas, acompañado de un programa de capacitación integral y multidisciplinario, d) Emitir un Programa Estatal para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas, Ofendidos y Testigos, e) Crear una Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución de los Delitos en Materia de Trata de Personas; y f) Rediseño de campañas de comunicación. La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) determinó que en seis meses se valorarían las acciones ejecutadas por el gobierno del estado. Sin embargo, este periodo ya ha concluido.

Habrá que estar atentos y atentas respecto a las acciones que el gobierno del estado reporte a la Conavim y que el informe no se convierta en un cúmulo de acciones o números que no generen impactos reales. De poco sirve, por ejemplo, que se reporten cientos de capacitaciones, si funcionarios y funcionarias de primer nivel en el estado de Tlaxcala siguen declarando ante los medios de comunicación que no se debe decretar la Alerta de Violencia de Género porque, dicen, “proyecta una mala imagen de Tlaxcala”. Esta vez la Conavim deberá cuidar que las acciones sí generen cambios tangibles.


Es preocupante que, a pesar de la existencia de recomendaciones claras al gobierno del estado de Tlaxcala, no se observan acciones de su parte que contribuyan a enfrentar la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. Más preocupante aun es que, en este 2018, la desaparición de mujeres jóvenes y los feminicidios parecieran agudizarse.

Estamos ya próximos a conmemorar el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y cabría preguntarnos ¿qué garantías de seguridad hay para las mujeres en Tlaxcala? Existen leyes adecuadas que contemplan y describen con claridad lo que se debe y puede realizar para disminuir las situaciones de violencia y sin embargo, allí se quedan: en letra muerta que nadie asume. No obstante, ¿por qué existe aún una grave falta de sensibilidad y capacidad por parte de las autoridades y funcionarios públicos para identificar víctimas, realizar acciones de prevención, aplicar protocolos, atender y garantizar derechos, activar alertas en caso de desaparición de niñas?

No hay duda de que llegaremos al 8 de marzo con grandes pendientes respecto a la violencia contra las mujeres, aunque seguramente habrá toda una estrategia mediática para visibilizar “la importancia” que tienen las mujeres para el actual gobierno, invisibilizando con ello la falta de acciones para enfrentar las peores formas de violencia que actualmente existen en Tlaxcala: la desaparición, el feminicidio y la trata con fines de explotación sexual. Es urgente y necesario implementar políticas que atiendan a esta realidad tan devastadora y cruel, de lo contrario entraremos en una etapa en la que los gobiernos ya no solo simulan, sino que, desde su omisión, se convertirán en gobiernos feminicidas.