Incrementan casos de agresión a comunicadores

El malestar de pobladores de San Juan Huactzinco por el incremento de la inseguridad en lo que va del año derivó en por lo menos tres casos más de agresión a reporteros y fotorreporteros que ejercían su derecho a informar a la sociedad de lo que acontece en este estado.

Una de las comunicadoras agredidas fue Vianney Jaimes Flandez, del portal Contraste Tlaxcala, lo que indica que en momentos de enojo y desquite, la población arremete parejo en sus actos de violencia. Los otros dos fueron César Rodríguez, de El Sol de Tlaxcala, y Vladimir Sánchez, de TV Azteca Puebla.

Las agresiones se dieron cuando habitantes de ese municipio obligaron a caminar a un militar que había acudido a esa población para recabar información sobre la detención de una banda de presuntos huachicoleros, cuando trató, la madrugada del pasado martes, robar un vehículo.


Escudados en el anonimato y a pesar de la presencia de policías municipales, los agresores impidieron con golpes y empellones que los comunicadores tomaran imágenes de los hechos, presuntamente para no ser implicados después en procesos legales. Aunque hasta el momento se desconoce si los agredidos han presentado una denuncia al respecto.

En México existe desde 2012 la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, y a raíz de los asesinatos de varios comunicadores en el país, la Federación y la Conago presentaron hace un mes el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Sin embargo, la ley y el mecanismo resultan ineficaces en el ejercicio periodístico, pues no se les ha dado la difusión necesaria para el conocimiento de las autoridades encargadas de aplicarlas y de la población general.