CALLEJÓN SIN SALIDA. LA APUESTA POR EL FINANCIAMIENTO PÚBLICO

Callejón sin salida

Callejón sin salida. La propuesta para que los partidos políticos “devuelvan” el financiamiento público y crear “fondos de reconstrucción”. Es producto de la desconfianza de la población a partidos e instituciones político–electorales.

La idea inicial es valiosa en el momento en que se hace. La respuesta, aunque con distintos matices, ha sido a bote pronto. Comenzó como una demanda y termina siendo una propuesta de los propios partidos políticos para renunciar completamente a los recursos públicos.

Esta respuesta tiene que ver con la oportunidad que ven los partidos políticos en medio de un proceso electoral. Quieren ganarse la simpatía de la población y aprovechan la oportunidad. Primero renunciando a sus recursos ordinarios, luego a todo el financiamiento.


El INE, que inicialmente rechaza la iniciativa, al final encuentra el camino para que esto pueda concretarse, pero los partidos políticos, asumiendo la desconfianza que se tiene al gobierno, decidieron no regresar los recursos a la SHCP y hacerlo a través de fideicomisos.

La población espera que los partidos cumplan y renuncien totalmente al financiamiento, el problema es que si no cumplen. La relación entre ciudadanos y partidos se tensará y el abstencionismo podría ser la consecuencia.

Puede ocurrir que conforme se avance en el proceso electoral, la propuesta se procese para ser aplicada hasta el siguiente proceso electoral. Esto dependerá del ambiente que generen los candidatos designados por cada una de las alianzas y/o partidos en competencia.

Ante la incapacidad para reaccionar y acudir en ayuda de la población ante un desastre natural, los dirigentes de los partidos políticos convirtieron la elección en un casino y apostaron el dinero público hasta la fórmula aquí va mi resto.

La iniciativa y las respuestas metieron a los partidos políticos y a las instituciones electorales en un callejón sin salida. Sin duda que esto se convertirá en el germen de una nueva –¡otra!– reforma política.