Busca Lizette mejorar la vida de diabéticos

Lizette Liliana Rodríguez Verastegui desarrolla una investigación que usa como base al chilacayote para la elaboración de un jugo que permita controlar los niveles de glucosa en la sangre

Lizette Liliana Rodríguez Verastegui es doctora en Biotecnología, docente de la Universidad Politécnica de Tlaxcala (UPTx) y actualmente desarrolla una investigación, que usa como base al chilacayote, para la elaboración de un jugo que permita controlar los niveles de glucosa en la sangre, coadyuvando así a mejorar la calidad de vida de las personas que padecen diabetes.

Miembro del Cuerpo Académico de Proceso Biotecnológicos, Lizette trabaja en la línea de investigación de “Aprovechamiento de frutas y hortalizas endémicas de Tlaxcala” para producir compuestos de interés comercial.

La investigadora destaca el interés de hacer rendir lo que se produce en Tlaxcala, con el objetivo de aprovechar la producción de huerto y traspatio para generar un ingreso familiar.


El proyecto está destinado a generar un jugo compuesto a base de chilacayote, de la familia de las calabazas, con el fin de darle un valor agregado al mismo y ayudar a que se incremente su producción.

Por otro lado, busca incentivar la comercialización del mismo, ya que el uso preferente que se da al chilacayote en la actualidad es para la producción de dulces y como complemento del pipián.

El proyecto inició a principios de 2017 y considera en general tres etapas.

La primera consistió en la realización de un jugo, mismo que se buscó que fuera combinado con otras frutas, como el pepino, la fresa, la naranja, la sandía, el limón: y la adición de algún colorante natural, en virtud de que se priorizó que fuera natural sin azúcares u otro tipo de aditivos químico.

La investigadora detalla que el objetivo de acompañar al chilacayote con otros frutos es el de hacerlo atractivo al consumidor.

Tras la formulación de jugo, se llevó a cabo la segunda etapa que implicó la Evaluación Sensorial, mediante la cual se realizaron una serie de encuestas a un grupo focal para conocer el grado de aceptación y las combinaciones con mayores posibilidades de aceptación comercial.

Los alcances de este producto serán importantes, pues derivado de las propiedades hipoglucémicas del chilacayote, que ayudan en la reducción de concentración de glucosa en sangre, busca ser un aliado en mejorar la calidad de vida de la población que vive con diabetes en México.

Lizette refiere que “en ese afán de saber que somos uno de los países con mayor incidencia de diabetes, decidimos orientar el trabajo para generar un jugo, enfocado al mercado de diabéticos”.

Abunda que existen otros estudios que demuestran que el consumo de productos como el chilacayote, en sus diferentes etapas de crecimiento, tiene la misma propiedad hipoglucémica, es decir, la misma capacidad de disminuir la glucosa en la sangre, de ahí que se busca un efecto positivo en ayudar a la gente diabética en mantener sus niveles de glucosa en los parámetros clínicos adecuados para su bienestar.

Asimismo, se trabaja en dar un tratamiento térmico adecuado al producto. La investigadora refiere que de manera regular los jugos son elaborados mediante un proceso de pasteurización, sin embargo, dadas las características del jugo y a que se busca conservar sus propiedades nutricionales, se prueba un método alternativo, a través de ultrasonido, que garantice las propiedades microbiológicas y sensitivas para tener un jugo de alta calidad.

Hasta ahora el proyecto registra un avance del 60 por ciento, por lo que se prevé que sea durante 2018 cuando se realice la tercera etapa, que consiste en la prueba en pacientes diabéticos.

Explica que se trabaja en la definición de las estrategias y métodos adecuados para monitorear un grupo focal con pacientes diabéticos, en los que se pueda verificar la eficiencia del jugo en cuanto a que sea un auxiliar eficiente que ayude a los usuarios a mantener los niveles de glucosa en los parámetros clínicos necesarios para la preservación de su salud.

La investigadora colabora con un grupo de universitarios que cursa sus estudios en Ingeniería en Biotecnología y que profundizan en sus conocimientos en microbiología.

“Es satisfactorio y motivante ser una guía para la enseñanza de los jóvenes y considero que también para los jóvenes es satisfactorio, porque se dan procesos de retroalimentación y de aprendizaje permanente para todos los que colaboramos en el proyecto, ya sea como responsable o como colaborador”, explica la también docente.

Sostiene que el poder realizar este tipo de proyectos es posible derivado del apoyo que ofrece la Universidad Politécnica de Tlaxcala, ya que se tiene la posibilidad de usar el equipo necesario y se cuenta con el apoyo para realizar los trabajos que implica la investigación.

“Es una investigación seria y responsable que busca la generación de un jugo que tenga todos los elementos de inocuidad, de estabilidad, de viabilidad, de calidad, entre otros, con el único objetivo de aportar al bienestar social”, afirma.

Actualmente se trabaja en la vinculación con productores de la entidad que puedan participar en la generación de la materia prima, así como con actores y entes que apoyen para realizar la tercera etapa que implica el proceso de prueba del jugo y de monitoreo de su influencia en el control de sus niveles de glucosa de los consumidores.

A decir de Lizette, el trabajo coordinado en este tipo de proyectos es fundamental para avanzar en los objetivos que tiene el proyecto, por lo que las redes de colaboración son fundamentales.

“Esperamos que todo este trabajo sea productivo, siempre trabajamos con la intención de poder aportar a la sociedad y externar que la universidad está abierta para desarrollar y colaborar con proyectos que favorezcan el bienestar social”, concluye.