BUENOS NÚMEROS PARA CONVERTIRSE EN SOCIEDAD EXITOSA

buenos-numeros

Buenos números para convertirse en sociedad exitosa. Los primeros dos meses de gobierno han permitido posicionar la visión de que Tlaxcala se encuentra en las mejores condiciones para dar el paso que siempre ha querido dar.

Se aspira a dejar atrás la idea de Fray Toribio de Benavente.  “Es la gente mucha y muy pobre, porque de sólo el maíz que cogen se han de mantener y vestir, y pagar tributos”. Escrita en la Historia de los indios de la Nueva España.

Su intención es modificar la percepción del Barón De Humboldt en su Ensayo Político de la Nueva España. Por el que afirma que México es el país de la desigualdad. Pero “la población de [Tlaxcala] está todavía distribuida con más desigualdad que la de México”.


No quiere que se siga pensando como lo hizo Reyes Heroles en 1970.  “En Tlaxcala, encontramos que aún no han sido rotas las estructuras esenciales de ese semifeudalismo, Tierra pobre, ha inducido a lograr tenerla para tener al hombre, y al revés, tener al hombre para tener la tierra”.

Pretende modificar el juicio de Ramírez Rancaño en Tlaxcala, el reto de la pobreza y del atraso. “Los gobernadores sin talento y sin mayor iniciativa se limitaron a jugar el papel nada dignificante de administradores de la pobreza”.

Por ello, insiste, en que ahora que se registran “buenos números”. Deben ser utilizados como una plataforma para alcanzar “un papel relevante en la escena nacional”. Los foros han sido la herramienta desplegada para compartir esa visión de futuro.

Los argumentos del gobernador sobre las prioridades han convencido a la población y a la clase política. Sin embargo, se tienen que establecer los distintos medios por los que puedan alcanzarse (Majone, 1997).

Las palabras construyen, pero no esperan demasiado tiempo. Hasta ahora los tlaxcaltecas solo cuentan con supuestos. Están a la expectativa por los resultados de los buenos números.