Autoriza Congreso a Apizaco y Terrenate a adquirir deuda por un monto global de 27.7 millones de pesos

Los ayuntamientos de los municipios de Apizaco y Terrenate podrán ejercer sendos créditos por un monto global de 27.7 millones de pesos, ello luego de que el pleno del Congreso local autorizó a sus ediles, Julio César Hernández Mejía y Felipe Fernández Romero, respectivamente, solicitar ese financiamiento para obras de impacto social.

En la sesión ordinaria de este jueves, los diputados avalaron las propuestas que emitió la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso local, en las que reconoce la capacidad financiera de ambas Comunas para tramitar dichos empréstitos y saldarlos antes de que concluyan sus respectivos mandatos.

En el caso del ayuntamiento de Apizaco, los diputados avalaron la petición para que tramite y acceda a la contratación de un crédito simple ante cualquier institución de crédito o integrante del sistema financiero mexicano que ofrezca las mejores condiciones de mercado por 27.7 millones de pesos.


Lo anterior para “cubrir el costo total para la adquisición de un camión recolector de basura, la adquisición de siete patrullas, una maquina asfaltadora, rehabilitación y equipamiento del edificio que alberga el archivo municipal, rehabilitación de una unidad deportiva y para el proyecto Nacional de Eficiencia de Alumbrado Público.

De acuerdo al documento que envió al Poder Legislativo, Hernández Mejía justificó su petición al señalar que “la deuda pública es una herramienta muy importante para las finanzas de los gobiernos, que le permite  realizar grandes proyectos de inversión y satisfacer las necesidades de la población sin tener que esperar a recaudar los fondos fiscales que se requieren para ejecutar dichos proyectos”.

En el ámbito gubernamental, se justifica la utilización de la deuda pública para realizar proyectos, cuando las perspectivas de las inversiones en infraestructura y equipamiento son claramente de interés público y tiene una alta rentabilidad social. De no utilizar la deuda, se priva a los residentes actuales y futuros de la localidad de los beneficios que otorgan los bienes y servicios públicos que se adquieren.

Los argumentos fueron suficientes para que el Congreso validara la petición al autorizarle la contratación de deuda pública por 27.7 millones de pesos, para cubrir en un plazo de 45 meses, sin rebasar el 30 de agosto de 2021.

En el caso de Terrenate, los diputados aprobaron a dicha Comuna contraer un crédito simple ante cualquier institución de crédito o integrante financiero mexicano que ofrezca las mejores condiciones de mercado por 2 millones de pesos, mismo que serviría para fondear el costo del proyecto de adquisición de unidades vehiculares de seguridad pública (patrullas), para atender las siete comunidades y la cabecera municipal.

El plazo de pago seria de 24 meses sin rebasar el 30 de agosto de 2021 y deja en garantías de fuente de pago las participaciones presentes y futuras que en ingresos federales le corresponden al municipi0.