Reyes Ramos aspira a retomar su labor de taxista en Chiautempan

Reyes Armas Torres ha trabajado de taxista durante los últimos 10 años y pide a las autoridades que refuercen la seguridad porque los trabajadores del volante son víctimas de asaltos

La noche del 22 y madrugada del 23 de diciembre de 2016 fue aciaga para Reyes Armas Torres, quien durante más de 10 años se ha dedicado al servicio de taxi, pero en esa ocasión tres personas desconocidas le robaron la unidad vehicular con el que obtiene el sustento de su vida diaria.

Aquella noche, recuerda, tres personas le solicitaron el servicio de taxi de la ciudad de Chiautempan hacia la comunidad de San Bartolomé Cuahuixmátlac, en ese mismo municipio.

Tras obligarlo a dar varias vueltas, pues también le pidieron que se trasladara hacia San Pedro Tlalcuapan, los individuos le quitaron el coche y después de haberlo golpeado, lo abandonaron en la comunidad de Guadalupe Tlachco, municipio de Santa Cruz Tlaxcala.


La unidad fue desvalijada y abandonada en el Libramiento Apizaco–Huamantla. Al otro día, el 24 de diciembre de 2016, fue hallada por un policía federal, quien hizo el levantamiento del vehículo y lo puso a disposición del corralón.

Desde entonces, Reyes Armas ha tratado que las autoridades le devuelvan el vehículo, pues aunque desvalijado tiene la esperanza de reiniciar su trabajo de taxista, “pero a la fecha ya no se ha hecho nada, no han visto nada de eso”.

Recuerda que el día del robo de su unidad, presentó la denuncia correspondiente ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), tras lo cual tuvo que ser enviado a un hospital, pues se sentía mal por los golpes que le propinaron las tres personas que le hurtaron el vehículo.

“Estoy en que me sea liberado el coche, porque es mi sustento de trabajo. No digo que soy una persona muy sana, pero me siento bien (para trabajar), afortunadamente, le doy gracias a dios y a la vida que me dejaron vivir otro tiempo más”, refiere este hombre de 65 años de edad, quien vive solo.

“No hay ningún dictamen todavía, desde el 23 (de diciembre pasado) empecé los trámites, pero no hay ningún dictamen todavía para la liberación de la unidad, quiero que se me atienda de alguna manera, verdad, no de mucha atención, pero sí que se me atienda, vivo solo y tranquilamente”.

Originario de Chiautempan, pero radicado en la comunidad de Ocotlán en el municipio de Tlaxcala, Reyes opera taxis desde hace 10 años.

“Me secuestraron, me anduvieron trayendo en el coche. A las 11:30 de la noche venía bajando de donde me dejaron aventado en el poblado de Guadalupe Tlachco. Me pidieron que los llevara a Cuahuixmátlac y después me dijeron que los llevara a Tlalcuapan, porque ahí no era la fiesta, con engaños, y fue como me vinieron a hacer el asalto, ahí por el centro de salud de Chiautempan, en el barrio de Texacoac”.

Refiere que fueron unos compañeros de trabajo suyos que le avisaron que ya había sido encontrado el coche y que ya habían hecho el levantamiento de la unidad.

“Tengo el número de la denuncia, pero hay mucha lentitud, acabo de venir de la Procuraduría y me dicen que no hay ningún dictamen todavía. El asunto es que lo tiene que ver el perito y no sé hasta cuándo sea esto”.

–¿Cómo subsiste?–, se le pregunta.

–Mientras como se dice estoy de vacaciones, porque no veo nada que agilicen los trámites, para poder subsistir.

Asegura que no le han pedido dinero para que se agilice la liberación del vehículo, “solamente me dicen que hay que esperar el dictamen para que pase el oficio a donde se encuentra el coche”.

Reyes Ramos tiene 65 años de edad

Tampoco, revela, tiene dinero para pagar el servicio de corralón. “Es lo que yo quisiera pedirle a alguna autoridad para ver cómo se puede hacer para liberar el carro, porque yo no tengo ninguna cantidad para poder pagar el corralón, o el arrastre de grúa, no sé qué hacer”, reconoce.

La unidad es modelo 2016, pues Reyes atendió el requisito de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte) para la prestación del servicio de taxi, de que los vehículos utilizados sean recientes.

“Ahorita que fui a pedir el pase para ver la unidad, no me la negaron, pero en el corralón no me pudieron dar el costo, hasta que no salga el dictamen de la liberación del coche”.

Desconoce si otros compañeros suyos atraviesan por una situación similar, aunque conoce que “están atacando en Santa Ana Chiautempan a los taxistas, por eso le pido a la autoridad que nos tenga un poquito más de seguridad, estamos expuestos todos, pero de esa manera no se vale”.




Ver Botones
Ocultar Botones