Aspira Iván a obtener una plaza docente

Iván Sánchez padece una lesión medular desde pequeño, lo que le impide caminar. Desde entonces ha estado en diversos tratamientos y rehabilitación. Ahora aspira a ser docente en la SEPE
Iván Sánchez padece una lesión medular desde pequeño, lo que le impide caminar. Desde entonces ha estado en diversos tratamientos y rehabilitación. Ahora aspira a ser docente en la SEPE

Tiene 28 años de edad y toda una vida por delante, sin embargo, en estos momentos lo que le ocupa a Iván Sánchez es encontrar una forma más de obtener ingresos para mantener a su hijo de 3 años de edad, por eso se inscribió al Concurso Nacional de Asignación de Plazas Docentes 2013 para tratar de incorporarse como empleado del subsistema de educación básica local.

Es la primera ocasión que participa en este tipo de procesos, por lo que dice no conocer bien a bien cómo opera, no obstante, considera que es bueno que se abran al público los procedimientos para la asignación de plazas en el magisterio, ya que anteriormente la forma de otorgar estos espacios laborales era de manera discrecional.

“El proceso, en cuanto a la organización, me parece el adecuado. Es la primera vez que participo, no estoy muy bien involucrado en esto, pero el objetivo es obtener un buen puntaje en el examen y acceder a un lugar en lo que es la Secretaría de Educación Pública (SEP)”, comenta.


Iván Sánchez es ingeniero en Electrónica y es una de las 23 personas con discapacidad que se inscribieron al Concurso Nacional de Asignación de Plazas Docentes 2013 en la entidad.

En entrevista con La Jornada de Oriente el pasado domingo cuando se aplicó el examen, destacó el hecho de que todos los trámites los hizo vía internet, lo que le ahorró tiempo y traslado a las instituciones.

“Me parece que el sistema es el adecuado, no tuve problemas, incluso es mucho más cómodo para mí, porque no tengo que trasladarme de un lugar a otro para registrarme o hacer otro tipo de cosas”, apunta el egresado del Instituto Tecnológico de Apizaco (ITA) hace ya cinco años.

Actualmente este joven trabaja en la Secretaría de Salud (Sesa), específicamente en el programa Seguro Popular, en el área de Gestión. Está por contrato desde el año 2009, por lo que con su participación en el concurso de asignación de plazas docentes busca obtener un empleo de mayor seguridad laboral.

–¿Cómo fue que decidiste estudiar la carrera de Ingeniería en Electrónica?

–Porque me llama mucho la atención lo que son las ingenierías a nivel electrónico, todo lo que es la comunicación, el control, los sistemas satelitales, todo lo que tenga que ver con la ingeniería a mí me encanta.

El gusto por esta área del conocimiento de Iván –quien es originario de la ciudad capital– es innato, pues ninguno de sus familiares cercanos influyó en él para decidirse a prepararse en esta carrera. “Fue con el paso de mi crecimiento que lo decidí”.

–¿Por qué decidiste participar en el concurso de asignación de plazas?

–Una de las razones es la aspiración a tener un mejor trabajo y tal vez, efectivamente, en un lugar seguro.

–¿Qué tan difícil es para una persona con discapacidad encontrar un empleo?

–Aquí en México sí es complicado, estadísticamente no sé muy bien el dato, pero sí es complicado.

“Desde luego, lo primero que se piensa es que se complica por el nivel cultural del país, no hay lo suficiente para que las personas con algún tipo de discapacidad tengan el acceso a todos los servicios, siendo el que sea, en este caso el del empleo, pienso que sí es difícil para nosotros en algunas situaciones, pero creo que tampoco es imposible”.

–¿Qué le pedirías a las autoridades para solucionar esta situación?

–Creo que es responsabilidad de todos, no de alguien o una sola institución o de algún partido. Es necesario concientizar sobre el tema del desarrollo de las personas con discapacidad, tanto en las personas como en los diversos niveles de gobierno.

La discapacidad de Iván es por una lesión medular que sufrió desde pequeño, lo que le impide caminar. Desde entonces ha estado en diversos tratamientos y rehabilitación. “Por eso estoy aquí, por el tratamiento que llevo, que es de fisioterapia, hidroterapia y ejercitación. Esto me permite tener una mejor calidad de vida, independencia”.

–¿Cuáles son tus aspiraciones a corto plazo?

–Ahorita ganar una plaza docente, responde entre risas. Más adelante, yo que soy papá, aspiro a tener una solvencia económica, es decir, tener un buen trabajo, poder ingresar a la Secretaría de Educación y mantenerme.

De acuerdo con el coordinador en la entidad del Concurso Nacional de Plazas Docentes 2013, Cutberto Hernández Hernández, para esta edición se inscribieron alrededor de 23 personas con algún tipo de discapacidad, algunos con debilidad visual y otros que carecen de algún miembro.

Asentó que ninguno de ellos está impedido para ejercer la docencia, aunque indicó que la mayor parte de estos aspirantes busca obtener algunas horas–clase en el área de Educación Especial.

“El año pasado fueron 26 aspirantes y en este 23, en el registro asentaron que tenían discapacidad”, apuntó.




Leave a Reply

Your email address will not be published.