Armando difundirá su obra en “cachitos”

Para el pintor Armando Ahuactzi, lo único que necesita es un pretexto a fin de transmitir un mensaje sobre algo relacionado con Tlaxcala en un lienzo
Para el pintor Armando Ahuactzi, lo único que necesita es un pretexto a fin de transmitir un mensaje sobre algo relacionado con Tlaxcala en un lienzo

“Para pintar, lo único que necesito es un pretexto a fin de transmitir un mensaje sobre algo relacionado con Tlaxcala en un lienzo”, expresa el artista plástico, Armando Ahuactzi, cuya obra denominada “Atlangatepec” ilustrará 4 millones de “cachitos” de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública (Lotenal) para el sorteo “Gordito” que se realizará el próximo 10 de julio.

Este artista plástico tlaxcalteca ha destacado por sus obras pictóricas en las que aborda como temas principales los bodegones y las tradiciones y costumbres de diferentes poblaciones, “obviamente lo más identificado con Tlaxcala, porque siento esa necesidad de mostrar lo que percibo en un paisaje. Para mí, Tlaxcala tiene una riqueza que nos identifica con el espíritu personal”.

El maestro agrega que en la obra “Atlangatepec” trata de mandar un mensaje de la quietud y la belleza de Tlaxcala como es el rincón de la comunidad que lleva el título de su obra.  “Que sea un pretexto para rendir un  homenaje a la mujer tlaxcalteca con su vestimenta y grandeza que tiene la labor tan importante que lleva a cabo”.


En el aspecto artesanal, refiere que la mujer que aparece en la obra porta una blusa tradicional de Ixtenco, “con esos tejidos que aparecen discretamente, pero que son de una gran belleza que transmiten esa sensibilidad y ese amor por lo sencillo, y que es lo que producen nuestros artesanos”.

Armando Ahuactzi refiere que tener la oportunidad de que una obra suya aparezca en un billete de lotería, significa un compromiso “y le soy sincero, el compromiso es algo que nace día a día, no es algo premeditado, no es algo planeado, un evento como este para mí es un regalo afortunado que me da la oportunidad de reafirmar que lo que estoy haciendo, a lo que he elegido dedicarme, es un buen motivo de existencia y una posibilidad de mostrar las bellezas de mi región”.

La pintura “Atlangatepec” ya la había hecho y ahora se difundirá más a través de los billetes de la Lotería Nacional, lo que le permitirá llegar a otro sector de la población.

“El arte de la pintura no es para quedárselo, sino que llegue a todo el mundo, hasta donde sea posible, no necesitamos poseer la pieza o la obra, pero si nos la apropiamos, de alguna manera si se nos queda la imagen. Una pintura tan objetiva como es la mía, lleva un  mensaje inmediato, no hay mayor complicación. La importancia es que la pintura y el mensaje llegue”.

Es de citar que como parte de las acciones de promoción que realiza el gobierno del estado para ubicar a Tlaxcala como destino turístico, la Lotenal ilustró 4 millones de “cachitos” con la obra del artista tlaxcalteca Armando Ahuactzi para el sorteo “Gordito”, que se realizará el próximo 10 de julio.

El miércoles 10 de junio, a las 20 horas, se realizará el sorteo “Gordito”, número 190, en la sede de la Lotenal.

“El arte es una muestra clara de lo que el ser humano es capaz de crear si tiene esa necesidad, interés y fascinación”, agrega Armando Ahuatzi, quien además considera que como mexicanos tenemos muchas posibilidades de crecimiento si todos trabajamos con empeño en la profesión u oficio que elegimos a partir de descubrir nuestras posibilidades de desarrollo.

Armando Ahuatzi nació el 27 de abril de 1950, comenzó a temprana edad sus estudios de pintura con el maestro Carlos Ayala y posteriormente en 1968 ingresó a la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda en el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), donde recibió clases de artistas destacados como Francisco Zúñiga.

–¿Cómo define su pintura?

–Mi pintura es realista, tradicional y académica desde que ingresé a la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, no obstante que viví en mi adolescencia el momento del cambio del arte mexicano por su evolución e integración al arte universal. Nunca me preocupé por integrarme a un lenguaje actual, para mí lo necesario era pintar y expresar mi inquietud; vivía cerca del mercado de Jamaica en el Distrito Federal y veía en la temporada de ofrendas que los puestos se llenaban de calabazas, frutas inciensos y dulces regionales, entonces eso era algo festivo y que a me interesó plasmar en mis obras.

–¿Por qué le gusta la pintura?

–Es una necesidad, el asunto es reconocerlo e identificarlo. Mi origen es campesino, toda mi familia es de San Pedro Muñoztla, en Tlaxcala. Sin embargo, por circunstancia mi madre parte a trabajar al Distrito Federal y paso parte de mi infancia tanto en Tlaxcala como en el Distrito Federal. La pintura la descubro con un  encuentro afortunado porque mi primer maestro, Carlos Ayala Vallarta, exponía en el año 1961 en el parque España, que es un símil del Jardín del Arte y ahí encuentro a este maestro y me atrae mucho en sí el aspecto de cómo a través del color y la tela manejaba imágenes costumbristas.

“Esos momentos nunca los voy a olvidar porque siento que se me movió algo interior, una inquietud, un gusto, un regocijo. Desde los 11 años de edad empiezo a inquietarme por el oficio de la pintura, sin tener una intención de querer llevar a cabo algo de determinada importancia, sino sólo llevar en mi vida un oficio. La pintura es una experiencia primaria en el ser humano, es el deseo de manifestar algo a través de la forma y el color, eso lo descubrí con el tiempo”.

–¿Cómo define a un pintor?

– El artista es un ser arriesgado y necio en el sentido de enfrentarse a todo lo convencional y a todo lo determinado por nuestra sociedad; sin embargo, la pintura es fascinante porque el arte es una manifestación humana bien afortunada si uno la maneja con un estilo propio, pero también es preocupante porque creo que el arte es un camino de lo más difícil porque no sabemos qué va a pasar,

–¿Cómo ve la pintura en México y en Tlaxcala?

–En México estamos cerrando un ciclo extraordinario porque ha habido una época increíble con las obras de grandes pintores desde (Rufino) Tamayo y otros grandes maestros de esta generación y que se cerrará con (Francisco) Toledo. Lo preocupante para mí es que las generaciones jóvenes tienen un compromiso enorme porque pareciera que ellos agotaron todo el arte con la amplia gama de manifestaciones culturales que abordaron en sus trabajos.

Pie de foto:

Para el pintor Armando Ahuactzi, lo único que necesita es un pretexto para transmitir un mensaje sobre algo relacionado con Tlaxcala en un lienzo




Leave a Reply

Your email address will not be published.