Amnistía

En reciente visita a Tlaxcala, el ex dirigente nacional del PRI, José Antonio González Fernández pidió a la ciudadanía que le dé al partido oficial una tercera oportunidad para que continúe al frente de los puestos de decisión tanto en el ámbito Legislativo como en el Ejecutivo.

En los hechos, tal súplica, podría decirse, es una invocación a una especie de amnistía político–electoral, que implica que los ciudadanos “perdonen” los actos de corrupción e impunidad y los malos resultados en que han incurrido los actuales representantes populares y gobernantes emanados de este y de otros institutos políticos.

Tal parece que la imploración es a que la población se haga de la vista gorda ante esos hechos, como aparentemente lo hicieron muchas de las autoridades actuales y otros que ahora son candidatos, ante las actividades ilegales cometidas por funcionarios de primer nivel o en colusión con éstos, llámese estafa maestra, Odebrecht, Casa Blanca, entre otras que están debidamente documentadas en trabajos periodísticos o por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).


En su visita, el actual dirigente de la Comisión Nacional de Ética Partidaria del PRI empeñó “la palabra” de militantes del tricolor de que no habrá más actos de corrupción de sus futuros representantes populares, de ahí que insistió en que son una opción viable en la elección presidencial y en los diversos cargos que estarán en disputa en próximo 1 de julio.

Evidentemente no se puede generalizar y es posible que un número imprevisible de candidatos priistas gane su elección gracias al trabajo y el reconocimiento que tengan en sus respectivas demarcaciones, pero habrá otros cuya trayectoria es de rechazo social, por lo que sus aspiraciones de lograr un curul federal o local, un escaño o un cargo gubernamental se verán truncadas.

Todavía resta poco más de dos meses antes de la votación del 1 de julio, pero “el denos otra oportunidad” es la bandera que llevarán como súplica los candidatos en sus recorridos y visitas a casas para convencer a la población que son la mejor opción para velar por su bienestar. Van en busca de ser los primeros amnistiados.