Amigos y aliados que mutan a enemigos

Las campañas electorales, por desgracia, se convierten en campos fértiles para la confrontación, el rompimiento de grupos, generar enemistades, traiciones y hasta la división familiar. Pero también es tiempo propicio para algunos que buscan la oportunidad de sacar ganancias financieras y reposicionarse.

Cualquier nueva alianza o acuerdo político entre candidatos y personajes genera no solo dudas, sino resquemores en el propio equipo político al que pertenece el abanderado.

Ejemplos de ello hay muchos y ahora pululan en los cuartos de guerra, que en algunas ocasiones no alcanzan a distinguir las condiciones de esas sumas o exclusiones, en algunos casos.


Muestra de ello es que los equipos de las candidatas a diputadas federales del distrito 02, Blanca Águila Lima y Alejandra Ramírez Ortiz, parece que no terminan por entender que sus postulaciones se deben a una alianza y que los partidos que las respaldan tienen sus formas y cuadros que exigen y deben ser tomados en cuenta.

En muchas ocasiones, los aliados han sido tratados como adversarios o como infiltrados en los equipos de campaña; esa actitud lejos de sumarles, podría generarles serías escisiones.

En el caso del candidato del PRI a la diputación del distrito 01, Mariano González Aguirre, las cosas no son distintas, pues la suma a su causa del ex edil panista de Apizaco y otrora aliado de Adriana Dávila, como es Orlando Santacruz Carreño, ya generó enconos y dudas al interior del propio tricolor.

Muestra de ello es que la regidora priista, Lorena Ruiz García ya solicitó al cabildo de Apizaco, de manera económica, que se inicie el proceso administrativo correspondiente para inhabilitar al ex diputado local y ex funcionario estatal por presuntas irregularidades cometidas por al menos 25 millones 423 mil 730 pesos.

La dolida regidora, quien ahora se siente excluida del equipo de campaña del priista, quiere reactivar dicho proceso en contra del ex munícipe y ahora operador de González Aguirre, al considerar que es responsable del presunto quebranto a las arcas de la Comuna por el indebido pago de compensaciones a servidores públicos del municipio, entre ellos al entonces alcalde, además por el pago de aviadores y el desvío de recursos públicos del Fondo de Infraestructura Social Municipal (FISM). Con esos amigos, para que quieren enemigos.