Alianza entre PAN y PRD va más allá de querer sacar al PRI del gobierno: Cambrón Soria

El dirigente estatal del PRD, Manuel Cambrón Soria considera que el gobierno que encabeza Marco Mena se mantiene cerrado en torno a la figura del mandatario y sin entablar diálogo con las fuerzas políticas. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

La conformación de un Frente Amplio Democrático con la suma de siglas entre PAN y PRD, y posiblemente otras fuerzas políticas, no es una acción solo para sacar al PRI del gobierno federal y mucho menos para acceder al poder público, asegura el presidente estatal del sol azteca, Manuel Cambrón Soria.

Advierte que esta unión de siglas tratará de generar una coalición amplia tanto de gobierno como legislativa que permita resolver los principales problemas que aquejan al país y a Tlaxcala, la cual, desde ahora, sería la antesala de la forma en la que podrían participar en la sucesión gubernamental de 2021.

Sin embargo, admite, esta apuesta tiene su riesgo: Que el PRD no sea tomado en cuenta al momento de gobernar, como ha ocurrido con otras experiencias estatales en las que se han aliado con el PAN, aunque, matiza, “todo depende de la voluntad de quien quede” al frente de la postulación a la Presidencia de la República y en los diversos cargos.


Con esta visión, de entrada, Cambrón Soria, el politólogo y quien está por cumplir su ciclo al frente del PRD en Tlaxcala, asegura, en entrevista con La Jornada de Oriente, que es tiempo también de que su partido le apueste por verdaderos militantes de la izquierda como sus candidatos, ya que sus experiencias en la materia han hecho que fracasen o bien, al momento de ser gobierno, lo hagan “muy mal”.

También, refiere que es tiempo de que la oposición aproveche la oportunidad que tiene ante sí, muy en especial porque considera que el gobierno estatal que encabeza el priista Marco Antonio Mena Rodríguez, se mantiene cerrado en torno a la figura del mandatario y sin entablar diálogo con las fuerzas políticas, por lo que “fracasó su gobernanza moderna”.

En este encuentro, el egresado de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT) defendió la posible conformación del Frente Amplio, al negar que éste busque solo acceder al poder en las elecciones presidenciales o bien en un simple reparto de candidaturas en el ámbito local, ya que “creemos en una coalición de gobierno y una coalición legislativa que permita hacia 2018–2021 dotar de esa legitimidad, de esa estabilidad de gobierno a quien ejerza el poder público y que pueda impulsar políticas públicas que resuelva el tema de la gente.

–¿Corren el riesgo en el PAN y PRD que ocurra lo que pasó en Tlaxcala hace un año, que fracasó ese intento de coalición?

–En el tema local tuvimos muchas pláticas para lograr la alianza, el tema se empantana cuando en la última negociación, por allá de diciembre (de 2015), el dirigente del PAN y Adriana Dávila piden que vayamos a una encuesta y la verdad no estábamos arriba y entonces Lorena (Cuéllar) me dice no aceptes la encuesta y yo acepté no admitir la encuesta, por eso se rompe, pero ahora las condiciones son más allá de candidaturas, son de programas.

–Independientemente de los programas, deben postular candidatos, ¿cuáles son las cartas para ir a esa elección y con quiénes?

–El tema del PAC todavía está en veremos, hay buen diálogo, están en la mesa de negociación, pero todavía estamos en etapa bilateral PRD–PAN, no hemos hecho todavía la mesa tripartidista, espero que el PAC tenga una aspiración propia, en el tema del PRD pues llegaremos con aspirantes para el Senado de la Republica, como Alberto Amaro, para el distrito 01 todavía no tenemos a alguien que diga, en el distrito 02 Salvador Méndez, en el distrito 03 ha dicho el diputado Adrián Xochitemo, incluso Nahúm Atonal que tienen interés, pero Aurora Villeda me ha dicho que tiene interés en el distrito 02, tenemos cuadros y compañeros que están interesados.

–Pero en esa negociación podría darse que en el distrito 01 quedaría Humberto Macías por el PAN, en el 02 quedaría para el PAC y en el 03 lo pondría el PRD, ¿cómo ve ese escenario?

–Es una posible combinación de las muchas que hay, yo no pudiera asegurar en este momento que fuera Alberto Amaro y Minerva Hernández en el Senado, en el caso del PRD tenemos que ver qué pasa entre Alberto, digamos que una parte del acuerdo con el PAN es que no vetemos a nadie y cada quien en sus propios internos defina quién va y cómo.

–Con esta fusión del agua y aceite, el PRD y el PAN crearán un nuevo mestizaje. ¿Qué características tendrá este nuevo Frente Amplio Democrático como para hablar de este nuevo mestizaje político?

–No le llamaría mestizaje político, más bien es una circunstancia política particular, en política no hay aliados eternos ni enemigos para siempre, y es momento–momento, coyuntura–coyuntura, y yo confío en que esta circunstancia particular sea exitosa, que tenga una agenda legislativa muy clara, que dé respuesta a la gente, si sale bien seguro será la antesala de 2021.

Pero advierte que la finalidad del PRD de concretar este frente no es solo por acceder al poder, porque “el PRD ha puesto la posibilidad de que no necesariamente sea un candidato del partido que encabeza el frente” y, por el contrario, consciente que su partido si ve el riesgo de que sus propuestas y plataforma electoral no sean tomadas en cuenta al momento de ejercer el poder, ya que “en las experiencias anteriores, prácticamente en todas, el PRD ha quedado desdibujado y fuera del ejercicio de gobierno y que la agenda política ha quedado relegada a segundo o tercer término, eso es una realidad y enfrentamos un enorme riesgo de que eso vuelva a ocurrir … pero que eso no ocurra depende de la voluntad de quien nos encabece.

Mientras, en el ámbito local, Cambrón Soria reconoce que su partido enfrenta un resurgimiento ideológico, pues  afirma que al PRD le hizo más daño que beneficio acceder al poder en 1998, cuando la coalición, que encabezó el ex priista Alfonso Sánchez Anaya, logró el triunfo y con ello la primera alternancia en el gobierno estatal, aunque ésta se dio con militantes emanados del PRI.

“Tlaxcala ha sido gobernado siempre por priistas con Alfonso Sánchez Anaya, con Héctor Ortiz, aunque ha habido cambio en las siglas, fueron gobiernos de priistas”, puntualiza.

Aunado a ello, en el caso del sol azteca, considera que esa forma de gobernar corrompió la posición ideológica y en la forma de proceder de los cuadros del PRD.

“El dirigente perredista, cuando estuvo en el poder, se acostumbró en gran medida a saborear las mieles y además a recibir línea del gobernador”, lo que a la postre ha llevado a los militantes de ese partido a ser sectarios que solo buscan sus beneficios personales, abunda.

“Hoy lo que enfrentamos en el partido es un alto nivel de confrontación interna producto de diferentes visiones que tenemos en el interior y que a veces es muy difícil de conciliar y el peor problema es que el perredista y el dirigente se acostumbró a tener paz y comodidad hacia el poder y a veces lo que se busca en el partido es qué espacio me toca para mantenerme en la nómina sin trabajar, sin tener una representación real frente a la gente, yo lo vivo en el Comité Ejecutivo Estatal, mi experiencia ha sido bastante compleja, con un partido dividido en dos bloques, un bloque minoritario que estuvo permanentemente en conflicto y que éste terminó no cuando encontramos una coincidencia política o cuando tuvieron espacio en el Comité Ejecutivo, cuando tuvieron nómina. Esa es la realidad de muchos dirigentes que no les importa ganar territorio y estamos en la disputa de candidaturas de que me toca gane o no, eso es triste, pero además es parte de lo que el propio Alfonso (Sánchez Anaya) hizo”.

Por esa condición, dice Cambrón Soria, en el PRD no hay un mayor crecimiento y no se consolidará en la vida política local el grupo de perredistas que ayudó al gobierno de la primera alternancia.

“Esa nueva generación de políticos que estuvieron en el PRD durante ese gobierno tampoco se formó en el partido, no tenía una formación ni ideológica ni política desde el PRD o desde izquierda, entonces como neoperredistas tenían un gen priista y ese gen les hizo buscar otras opciones cuando el PRD dejó de ser atractivos para ellos”, apunta.

Esa misma condición, explica Cambrón Soria, llevó al fracaso al PRD en las tres últimas  elecciones por la titularidad del Ejecutivo local, en donde tanto María Carmen Ramírez García como Minerva Hernández Ramos y Lorena Cuéllar Cisneros fueron derrotadas en las urnas, porque “no han sido personajes vinculados realmente al partido”.

Por ello, ahora buscan una fórmula distinta porque “es necesario hacer un esfuerzo importante para impulsar un cuadro, el que sea, que tenga posibilidades reales de disputar esa gubernatura con una formación desde el propio PRD, tratar de hacer algo distinto porque Sánchez Anaya, María del Carmen y Lorena no tenían su origen del PRD, todos con origen priista”.

Aunado a esta condición, el politólogo y ahora columnista se sincera al reconocer que su partido enfrenta graves deficiencias al momento de ejercer el poder público, en especial, en el ámbito municipal, de ahí que la confianza entre el electorado no se decante por el PRD, porque “son muy malos nuestros gobiernos… de 10 municipios que gobernábamos el trienio pasado no mantuvimos ninguno, perdimos los 10 y ganamos 10 nuevos, y la principal razón es porque tenemos gobiernos muy malos”.

Agrega: “En su momento los presidentes municipales tuvieron cada uno una conducción distinta, yo creo que esa es la razón por la que perdimos los 10, tuvimos malos gobiernos y lo estamos viendo con las cuentas públicas que están siendo reprobadas como las de Tzompantepec, Cuapiaxtla, Chiautempan, Tepetitla, Nopalucan, son varias. Cada uno (de esos alcaldes) hizo acuerdos de manera individual sin dialogar con la dirigencia y peor aún sin dialogar entre ellos”.

Respecto a los primeros ocho meses de la administración de Marco Mena, el presidente estatal del PRD no dudó en señalar que la gobernanza moderna fracasó en el ejercicio de la función pública, ya que se encuentra encerrado en sí mismo y sin establecer diálogo con las demás fuerzas políticas ni con la sociedad.

“Hay una profunda decepción del concepto (gobernanzas moderna) y del gobernador, me parece que está encerrado en sí mismo, que todos los días se levanta y se ve al espejo y habla con él mismo y de su gobierno. Me preocupa que esa sea la tónica permanente del gobernador, quien sería muy similar que la de Mariano (González Zarur), con quien nunca hubo un solo diálogo”, concluye.