Algunos campesinos tienen dificultad para comprobar recursos del Proagro

Alrededor de 200 agremiados al Movimiento Antorchista consiguieron inscribirse en el Proagro Productivo; sin embargo, a algunos se les complica comprobar adecuadamente el uso del recurso que reciben, por lo que son asesorados para evitar que sean dados de baja del padrón, informó Juan Manuel Jiménez Sánchez, responsable estatal del frente campesino de esta organización.

Expuso que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), anunció el año pasado que aumentaría el número de beneficiarios,  pero que al mismo tiempo la dependencia disminuye la cifra, sobre todo cuando las reglas de operación no se cumplen.

A través de este programa el productor recibe cierta cantidad de recursos por hectárea “y tiene que decir en qué la gastaron”, pues así está establecido, por lo que aquellos agricultores que no lo reportan conforme a los lineamientos, son eliminados de la lista de beneficiarios del Proagro Productivo, indicó.


Por esa razón –agregó- el Movimiento Antorchista se ha mantenido atento “de que todos los compañeros estén pendientes de las reglas y al corriente en la comprobación; se les impulsa a que no dejen de atender los requisitos que les piden, pues es algo de recursos lo que se les da y es una buena ayuda”.

Sin embargo, apuntó que el problema es que la mayoría de campesinos son mayores de 50 años, de ahí que algunos “se están muriendo y otros están heredando las tierras”, en este caso es donde se realizan registros nuevos al Proagro, pero –enfatizó- surge otra contrariedad, “porque la juventud ya no quiere dedicarse a esta actividad”.

Este programa tiene como objetivo aumentar  la productividad de las Unidades Económicas Rurales Agrícolas, a través de incentivos económicos focalizados preferentemente en zonas con potencial productivo medio y alto, en cultivos prioritarios y con potencial de mercado; además, dar liquidez para invertir en actividades productivas.  ​