Ajustes en campañas

Los tres cuartos de guerra de las coaliciones en Tlaxcala realizarán una serie de ajustes a sus campañas, una especie de relanzamiento de estrategias de cara al último mes de proselitismo y en la recta final hacia el 1 de julio.

Los resultados del debate de este domingo no son el pretexto para ello, pero servirán de justificación para adecuar y mejorar las acciones realizadas hasta ahora, porque a algunos se les va la posibilidad de triunfo.

Todos recibieron un reimpulso en sus aspiraciones o bien un acicate a su aletargado proceder que han tenido que poner el pie en el acelerador de sus respectivas maquinarias.


Por ejemplo, vendrá un mayor gasto. La realidad es que parece que el dinero y la inversión que esto conlleva, lo dejaron para el último momento y, sobre todo, el trabajo de estructuras y convencimiento en los seccionales se hará a partir del inicio de las campañas de los candidatos a diputados locales.

En todos los equipos ya establecieron sus prioridades. En la mayoría le apostarán a la campaña de aire –medios de comunicación, redes sociales, principalmente–, de tierra con brigadas diversificadas en cada uno de los rincones de la entidad para hacer llegar su propuesta y campañas negras para mermar al adversario.

La semana pasada ya hubo estrategas de las coaliciones Por México al Frente y Todos por México que definieron cómo, con qué, con quiénes y a partir de cuándo profundizarán cada una de esas estrategias con cada uno de sus 20 candidatos.

Mientras que con los candidatos de Juntos Haremos Historia su acción será en respuesta a la exigencia de su líder y candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, y por fin saldrán ya a las calles y colonias a pedir el “voto parejo y masivo” para su causa, porque lo dicho por su abanderado “están muy blanquitos” es una realidad; todo lo habían dejado al manto protector de su jefe.

Para cumplir con esos objetivos, habrá también varios ajustes que incluso en algunos casos llevaría a cambiar de coordinadores, modificar las estructuras y equipos de campaña, porque también es cierto, a algunos jefes de equipo les quedó muy grande la encomienda.