Aborto y abuso sexual infantil

La primera causa de embarazos en niñas mexicanas es el abuso sexual, reafirmó aquí en Tlaxcala Patricia Chémor, secretaria general del Consejo Nacional de Población (Conapo), pero reconoció  que no existen cifras puntuales al respecto porque no se reportan todos los casos ante el Ministerio Público.

El dato aterrador es que el agresor está en el propio hogar o cerca de la familia. La problemática ha obligado al gobierno federal a lanzar una campaña de prevención y denuncia en este sentido.

Llama la atención que en la estrategia de difusión no se incluya el tema del aborto por violación, para sensibilizar a la población adulta a dar parte del delito y exigir el servicio médico de interrupción de la gestación.


Diferentes organizaciones civiles, como Ipas México, y activistas han exigido reiteradamente la aplicación efectiva de la Norma Oficial Mexicana 046 de la Secretaría de Salud.  Esta NOM garantiza el derecho a la salud por motivos de violación, asimismo, a una maternidad libre y consciente y a la reparación del daño como víctima.

Las instituciones deben asegurar atención, por ejemplo, a través de anticonceptivos de emergencia, la proporción de seguridad y auxilio, y en caso de que la persona agraviada lo decida, la denuncia penal.

La interrupción del embarazo debe realizarse sin condición ni la intervención de autoridad judicial, de manera inmediata y gratuita. Los servidores públicos no deben negarla o retrasarla. Además, el artículo 243 del Código Penal del estado establece seis causales por las cuales no se sanciona el aborto, entre ellas si es producto de una violación.

La campaña de información debe incorporar todas las alternativas existentes de prevención y  atención ante situaciones que atenten contra la integridad y desarrollo de niñas y adolescentes, pero fundamentalmente para que esos hechos sean castigados.

Esto implica, entre otras cosas, capacitación a servidores públicos para que cumplan esas disposiciones legales, a fin de garantizar derechos de infantes, sin revictimizarlos.