A quién darán el voto

Conforme se acerca la elección del 1 de julio, la efervescencia política aumenta de nivel en todos los sectores de la sociedad. Lo mismo escucha uno comentarios a favor de “ya sabes quién” que en contra de él. Otros hablan en igual tenor del que va en tercer lugar en las preferencias electorales y del segundo, total que cada quien habla de acuerdo con sus intereses.

Es de llamar la atención que la Confederación de Trabajadores de México (CTM) reconozca que las preferencias electorales hayan generado polarización entre los mismos obreros, sin que los partidos políticos y candidatos hayan asumido la responsabilidad de llamar a la paz y a la prudencia en este proceso comicial.

A ello habría que añadirle las sugerencias que los empresarios han hecho a sus trabajadores en torno a que analicen a quién le darán su voto y si bien en algunos casos no lo señalan de manera directa, sí se desliza que no lo hagan por el abanderado de la izquierda, sobre todo por la política económica que ha planteado en medio de un ambiente de apertura comercial en todo el mundo.


Los tlaxcaltecas ya recibieron a los candidatos de las tres coaliciones que están en pugna por la Presidencia de la República, ya tuvieron la oportunidad de conocer sus propuestas de primera mano y ese es un aspecto que debieran ponderar para perfilar el sentido de su voto.

El voto razonado, informado y libre debe ser la principal arma de la ciudadanía cuando acuda a las urnas el primer domingo de julio, ya que de antemano sabe qué plantea cada candidato y cuál sería el escenario del país para los siguientes seis años.

El 12 y 13 de junio, el sector privado ha convocado a un foro con los candidatos para escuchar sus propuestas y que respondan preguntas relacionadas con los siete temas del Manifiesto México de la Coparmex, lo que sin duda será un espacio para que los empresarios se enteren de lo que plantea cada coalición y extiendan la información de manera democrática a sus trabajadores.

El miedo a la política económica de la izquierda y el enojo hacia la actual forma de conducir el país en esta materia estarán frente a frente el 1 de julio.