A bocajarro

La semana pasada, durante la reunión plenaria del grupo parlamentario del PRD en el Senado, el padre Solalinde, a bocajarro, les dijo que este partido ha dado la espalda al pueblo y que lo ha traicionado, queda preguntarles a dónde se fue eso de ¡Democracia ya, patria para todos!

La reflexión debería ser obligada a nivel local para quienes dirigen este partido y para quienes se dicen hombres y mujeres de partido, el llamado también es para Morena, pues las palabras del defensor de derechos migrantes tocan directamente la escena estatal y evocan 1989, cuando después de 242 asambleas distritales y con más de 80 mil afiliados; aspiraban a vivir en condiciones de pluralidad, libertad de expresión, y lograr que el respeto de los derechos humanos y la justicia fueran posibles en México. ¿Quién tendrá la congruencia, la inteligencia y la osadía de tomarse el tiempo para analizar y corregir el rumbo? En el caso de Morena, quién tomará las previsiones necesarias para evitar la burbuja de la simulación; para ser plurales más allá de la inclusión selectiva y la exclusión ante la crítica. Están obligados a recuperar la calidad moral y dejar en segundo término el ámbito electoral, ¿lo harán?

De izquierda se proclaman, pero en los hechos dónde han estado como estructura partidaria para asumir una defensa real por los derechos humanos; no basta con tomar la calle en la coyuntura, si a la par no existe un posicionamiento y una acción tangible ante la tragedia de migrantes, mujeres, niñas y niños, y tantos temas dolorosamente presentes, invisibles y permisibles que violan y trasgreden derechos.


Al margen: En la tribuna donde aún no pasa nada, han evadido citar en correspondencia el escrito que un grupo de ciudadanas y ciudadanos entregamos a la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso, hace 26 días, para exigir que se evite hacer comentarios misóginos y discriminatorios. Como indicamos, nuestro derecho de petición, consagrado en el artículo 8 constitucional, establece la obligatoriedad de la autoridad a dar respuesta por escrito a la brevedad, estamos en espera.