El 80% de beneficiarios de Bécate se inserta al mercado laboral en Tlaxcala: SNE

El 80 por ciento de las personas que se inscriben a los cursos de capacitación del subprograma Bécate se inserta al mercado laboral en Tlaxcala con éxito, destacó el director de la oficina del Servicio Nacional del Empleo (SNE), Marco Antonio Cuevas Meza.

“El 80 por ciento de beneficiarios de Bécate logra insertarse en el mercado laboral, con todas las prestaciones de ley, pero falta más para que asciendan y por eso el objetivo del gobernador (Marco Mena) es que haya empleos de calidad y que los empleados crezcan en las empresas y en las instituciones”, anotó en entrevista.

Recordó que el año pasado se inscribieron más de mil personas a los cursos de Bécate y 850 encontraron un empleo. “Este programa tiene la ventaja de que establecemos un compromiso con las empresas para que el 80 por ciento de los capacitados se inserten en ellas”.


Cuevas Meza refirió que los cursos de Bécate se orientan en dos vertientes, la principal es con las empresas para capacitar a sus funcionarios en ciertas áreas en las que se detecten deficiencias o en las que se requieren mejorar las habilidades de los trabajadores como en las oficinas administrativas, jurídicas o contables, aunque también se han dado cursos de capacitación sobre liderazgo y administración financiera, así como de terapia ocupacional a los municipios, aunque estos últimos son en menor medida.

Los cursos de terapia ocupacional pueden ser de manualidades, son cuatro o cinco  al año, y aún no se define si se autorizarán para este año.

La otra vertiente de capacitación es para personas que se quieren auto emplear y requieren de ciertas capacidades para echar a andar su unidad productiva.

“Reducir la brecha entre el perfil de las personas y lo que demandan las empresas es un proceso a largo plazo, porque en ocasiones los cursos de uno o dos meses no son suficientes  para mejorar habilidades que requieren años de formación. Por ejemplo, la cuestión de redacción y de razonamiento lógico son vicios que vienen desde niveles elementales de educación”, observó.

Además, “el SNE enfoca la capacitación a las habilidades ocupacionales y duras como el manejo de máquinas, gestión empresarial o comunicación asertiva, pero hay deficiencias de origen en el sistema educativo que requieren de muchos años y formación continua, pues un curso si bien reduce la brecha, no elimina por completo las deficiencias en las personas… es un problema estructural que requiere tanto voluntad de los buscadores de empleo como voluntad de las empresas porque es una inversión fuerte y no es suficiente con lo que damos, si bien ayuda”, concluyó.