DOS GOBERNADORES POBLANOS QUIEREN PONER GOBERNADOR(A) EN TLAXCALA

Dos gobernadores poblanos quieren poner gobernador(a) en Tlaxcala: uno del PAN y otro del PRI coinciden en el PRD para diseñar una estrategia que les permita provocar una ruptura en las estructuras del tricolor y alcanzar los votos suficientes para quedarse con el Poder Ejecutivo.

Los dos gobernadores poblanos quieren hacer realidad aquello de que Tlaxcala es el único municipio de Puebla al que le dejan tener gobernador y si no pudieron hacerlo con la coalición entre PRD y PAN, ahora lo buscan con la conquista de operadores tricolores.

Para nadie es un secreto la intervención del gobernador de Puebla en la definición de candidaturas a presidentes municipales, diputados locales y diputados federales en las elecciones locales de 2013 y las federales de 2015, usando al PAN como plataforma.


El Ejecutivo poblano pretendió concretar una alianza entre el PAN y el PRD mediante una candidatura única que sería entregada al PRD, pero no fue posible por la férrea oposición de la actual candidata del PAN.

El siguiente paso fue colonizar el PRD, al que enviaron operadores políticos, lo que produjo el surgimiento de dos coordinaciones de campaña; una en manos del PRD con Jesús Ortega y otra en el PAN liderada por Víctor Cánovas.

El retiro del candidato del PAC deja el campo abierto al coordinador del PAN para convocar a quienes participaron en la administración del sexenio panista y del gobierno municipal del PRI, produciendo una coincidencia en la ruta del bicentenario entre los dos gobernadores poblanos.

En razón de que la definición de la candidatura no incita ninguna ruptura como en 1998 y 2004, el priismo colonizador del PRD considera posible una estrategia para provocarla a lo largo de la campaña, sobre todo en la jornada electoral.

El trabajo del PRD–PAN poblano se enfoca a la conquista de la militancia del PRI que le permita obtener de éste los votos suficientes para poner gobernador(a) y hacer realidad que Tlaxcala sea un municipio poblano; a eso le apuestan dos  gobernadores de Puebla: uno del PAN y otro del PRI.