Zona arqueológica de Cholula recibirá 10 mil personas por equinoccio

Más de 10 mil personas, 10 por ciento de los registrados en el año, ingresarán a la zona arqueológica de Cholula este 21 de marzo a presenciar el Ritual a Quetzalcóatl, así como por los festejos de inicios de primavera.

El administrador del sitio, el antropólogo Martín Cruz Sánchez, mencionó que al ritual entrarán únicamente 3 mil 500 visitantes para evitar riesgos para el patrimonio arqueológico.

Durante el anuncio del Festival Equinoccio, las autoridades mencionaron que se han preparado una serie de actividades que serán reflejo de sus tradiciones, como de la riqueza cultural.


Destacaron el segundo Concurso de Pulque, el Ritual a Quetzalcóatl por parte del Ballet de la UAP, danzas prehispánicas, la zona artesanal gastronómica, la segunda Rodada Biker Pueblos Mágicos y el concierto del grupo Elefante.

Para todas estas actividades se contará con un operativo por parte de Seguridad Pública y Tránsito Municipal y Protección Civil para continuar brindando seguridad a los locales y visitantes.

La zona arqueológica es de las más visitadas durante esta temporada en el país, y las autoridades estimaron una derrama económica de 2 millones de pesos.

Por otro lado, Martín Cruz dio a conocer que este año especialistas del INAH seguirán con los trabajos para concluir la estabilización de las condiciones medio ambientales del área que engloba al Mural de los Bebedores, ubicado a un costado de la pirámide.

Refirió que aún no han sido informados oficialmente sobre el anuncio que hizo el delegado en Puebla del INAH, José Francisco Ortiz, de la inversión de 15 millones de pesos para la zona de Cholula, en la que se realizarán trabajos de restauración.

Informó que para este 2016 está considerada una etapa de trabajos de mantenimiento en el Mural de los Bebedores, que se han llevado a cabo desde el año pasado en la que intervinieron alrededor de 30 personas entre especialistas y peones.

Expuso que el proceso de rehabilitación de la pintura prehispánica de 60 metros de largo por 2.50 metros de altura, es un trabajo minucioso y delicado en la que buscan preservar el mural que representa a 130 personajes sentados en un ritual ingiriendo probablemente “pulque”.

Martín Cruz detalló que la obra fue elaborada 200 años después de Cristo, y representa una escena cotidiana desarrollada en Cholula.

El administrador de la zona expuso el mayor riesgo que enfrenta la pintura es la humedad.