Yaquis en Puebla

Por: Rafael Sevilla Zapata

Los indígenas Yaquis de Sonora libran desde 2010 una lucha por mantener el agua del  río  Yaqui,  que  pretende  ser  desviada  por  el  gobierno  del  estado  hacia Hermosillo,  por  medio  del  acueducto  Independencia.  Esto,  mientras  han  sido encarcelados los líderes yaquis, Mario Luna y Fernando Jiménez Gutiérrez.

Los  Yaquis  emprenden  desde este  lunes  11  de  mayo  una  acción  por  distintos rumbos de México en la llamada Caravana Nacional por la Defensa del Agua, el Territorio, el Trabajo y la Vida.


Acompañados por jornaleros de San Quintín, mineros de Cananea, de la comunidad Triqui,  familiares  de los  43 estudiantes  desaparecidos de la  Normal  Raúl  Isidro Burgos de Ayotzinapa y otras organizaciones, el movimiento de la tribu Yaqui por la recuperación del territorio y la dignidad mexicana arrancó desde cuatro puntos: Vícam,  Sonora;  Ciudad  Juárez,  Chihuahua;  Piedras  Negras,  Coahuila;  Pijijiapan, Chiapas. Y llegará al Zócalo de la Ciudad de México el 22 de mayo, antes de pasar el día 21 por Xochimilco.

La Caravana llevará por tres rutas, a 70 ciudades en 27 estados de la república, el mensaje de las múltiples crisis del agua, el territorio, el trabajo y la vida en diferentes niveles de la sociedad mexicana.

Uno  de  sus  llamados  es  para  “fortalecer  y  articular  las  luchas  de  resistencia popular  en contra del  modelo neoliberal  y sus reformas estructurales haciendo frente a la creciente criminalización y represión de la protesta social en nuestro país. Abrir un proceso nacional de organización y  articulación en torno a la defensa del agua, su reapropiación por parte de la población y contra la propuesta de ley privatizadora del mal gobierno”.

En Puebla decenas de organizaciones se han sumado para unir desde abajo las luchas  de  resistencia  popular  en  contra  del  modelo  neoliberal  y  sus  reformas estructurales, así como su objetivo de visibilizar las diversas crisis del agua en el país  y  abrir  un  proceso  nacional  de  organización  y  articulación  en  torno  a  la defensa del agua, el territorio, el trabajo y la vida.

Desde la Mixteca poblana hasta la Sierra Norte existen decenas de problemas en torno a la administración, gestión, consumo, despojo y contaminación del agua; ríos pintados de azul y despojo de manantiales en Tehuacán, excavación de pozos profundos en la zona del volcán, privatización del sistema de agua potable en la ciudad de Puebla  y  sus  altos  cobros,  proyectos  hidroeléctricos  y  minas a  cielo abierto en la Sierra Norte de Puebla y un sin número de problemáticas más, nos avisan que la Guerra del Agua no es una fantasía, sino que está siendo ya, una realidad.  Sin  embargo  esta  guerra  no  se  libra  entre  pueblos,  sino  que es  una disputa entre el acaparamiento del agua por parte de empresas extranjeras y la correcta  distribución y administración del  recurso para y  por  los  habitantes  de nuestro país.

La  iniciativa  de  la  Caravana  surge  en  un  contexto  de  creciente  represión  y reformas estructurales que se están imponiendo en nuestro país, el Congreso de la Unión pretendió aprobar una Nueva Ley de Aguas Nacionales que terminará de privatizar el recurso vital para entregárselo al gran capital transnacional, siendo detenida en meses pasados esta iniciativa de ley, sin embargo, todo indica que se volverá a impulsar en próximas fechas. Ante la privatización del agua, diversos organismos  de  la  sociedad  civil  organizada  y  académicos  de  diferentes universidades del país han respondido con una propuesta  ciudadana de Ley de Aguas,  que  ha  sido  discutida  desde  abajo,  analizada  y  redacta  por  científicos especializados en el tema del agua y abogados de gran reconocimiento académico y  en  materia  de  litigio.  Esta  iniciativa  ha  sido  entregada conforme lo  dicta  la constitución  para  ser  tomada  en  cuenta  ante  las  cámaras  de  senadores  y diputados, cabe mencionar que esta iniciativa ciudadana fue entregada con fecha anterior a la denominada Ley Korenfeld, por lo que no debe ser ignorada y debe ser discutida en conjunto con cualquier otra propuesta. El agua es un tema de consulta  nacional,  por  lo  que  deben  ser  tomadas  en  cuenta  las  opiniones científicas y ciudadanas, mucho más, que la voz de diputados corruptos que no quieren a la nación.

Por otra parte, frente al despojo directo del agua en el territorio nacional, cientos de pueblos originarios están llevando a cabo una batalla titánica, pacífica y social en defensa de sus bienes comunales y su territorio. La Tribu Yaqui es uno de ellos, un pueblo y una nación,  que tiene toda una historia de lucha y resistencia en defensa de su territorio y por primera vez en su historia,  han emprendido una lucha  jurídica  ante  el  Estado  Mexicano,  la  cual  han  ganado,  pero  no  ha  sido respetada ni por Conagua, Semarnat, ni por el Gobierno del Estado de Sonora. La ilegalidad y traición de estas instituciones contra el pueblo yaqui es la misma que sufrimos decenas de pueblos, comunidades, colonias y organizaciones populares en el Estado de Puebla y en todo el país, por ello en Puebla nos unimos a esta iniciativa, porque no solo es el agua; es la tierra, el aire, nuestra cultura, la vida misma,  la  que está  en  peligro.  El  paso  de esta  caravana será  el  inicio  de  un proceso de articulación nacional en defensa de todo lo que peligra y viola nuestros derechos. Por lo que invitamos a toda la sociedad civil a que asistan y apoyen esta Caravana y los procesos de lucha que existen en nuestro estado.

En la Caravana además de conocer la palabra de los pueblos yaquis, de la defensa del  agua,  del  trabajo  y  la  vida  por  voz  de  los  integrantes  de  la  caravana,  se encontraran y escucharan las luchas locales. Así, el 16 de mayo en Tehuacan se presenta la problemática que ha generado la contaminación de los manantiales y la  violación  de  derechos  laborales  de  docentes.  Por  la  tarde  de  mismo  día dialogarán  con  el  pueblo  de  Cholula  que  resisten  a  la  imposición  del  Parque turístico privado “De las 7 Culturas”, el Gasoducto Morelos; así como con familiares y compañeros de los presos políticos Adan y Paul  Xicale.  Y en el  Zócalo de la capital  harán lo  propio con la Unión Popular  de Vendedores Ambulantes  28 de Octubre.

Un día después, el domingo 17 de mayo la comunidad masehual de Yankuitlalpan en el municipio de Cuetzalan recibirá a la Caravana en el marco de las asambleas que se vienen realizando por la defensa de su territorio contra las minas a cielo abierto y de la instalación de hidroeléctricas en sus ríos.

Finalizan  su  paso  por  Puebla  participando en  el  Foro  en  Defensa  del  Agua,  elTerritorio, el Trabajo y la Vida, que ha sido convocado por el Sindicato Mexicano deElectricistas, en Necaxa, municipio Juan Galindo.

En este caminar, los pueblos se empeñan en reconocerse y tejer las resistenciasque requiere el esfuerzo de salvar a México del saqueo y despojo, que desde elpoder de dinero atenta contra la vida toda.