Votaciones catalanas: el referéndum independentista 1-O

Votaciones catalanas: últimas horas del referéndum independentista.

Este domingo, primer día del mes de octubre, se celebró en Cataluña el referéndum independentista 1-O, con la intención de conocer la postura de los catalanes frente a la posible conformación de esta comunidad autónoma en una república, con independencia total de la monarquía española. La pregunta que guió estas votaciones catalanas: ¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?

El proceso referido ha sido cuna de fuertes disturbios, desde su origen hasta este día tan esperado de votaciones. El pasado 20 de septiembre, 14 personas fueron detenidas por la Guardia Civil debido a su presunta participación en la organización del referéndum. Dicho proceso, ejecutado en distintas dependencias y conselleries de la Generalitat de Catalunya, corrió a cargo de la llamada operación Anubis.

Los preparativos para las votaciones conmemoradas el día de hoy comenzaron con la organización civil desde las 5 de la mañana, con la finalidad de evitar que los colegios electorales, designados como centros de votación para el referéndum, fueran ocupados por las fuerzas policiacas, que ya habían advertido que realizarían operaciones en estos sitios. Alrededor de las 6 de la mañana los Mossos d’Esquadra, policía de la Generalitat, irrumpieron en distintos colegios electorales sin llevar a cabo algún tipo de represión.


No obstante, a eso de las 9, la Policía Nacional y la Guardia Civil se desplazaron por la fuerza alrededor de distintos colegios catalanes, con la finalidad de incautar las urnas y papeletas, a través de actos violentos en contra de los civiles que ocupaban dichos centros de votación. El saldo hasta el momento es de decenas de heridos en Barcelona y más de 800 en toda Cataluña, resultado de las agresiones policiacas a través de la utilización, entre otras cosas, de balas de goma. Cabe señalar que la utilización de esta última herramienta está prohibida en Cataluña desde 2014.

A pesar de el ambiente de violencia que se vio dirigido por la Policía Nacional y la Guardia Civil, miles de ciudadanos continuaron asistiendo a los centros de votación para ejercer su derecho.

Referéndum Barcelona

El Estado español declaró deshecho el referéndum bajo la justificación de la modificación repentina, en los últimos momentos previos a la votación, del procedimiento y la caída del sistema informático, que significaría la obtención de resultados imprecisos del proceso electoral. La mencionada modificación del sistema de votación implicó la autorización a los ciudadanos para votar en cualquier colegio de la zona, sin necesidad de sobres y con la posibilidad de llevar ellos mismos papeletas impresas por su cuenta.

Respecto a la inacción de los Mossos, seis juzgados de Cataluña abrieron investigaciones dirigidas a los mismos al no haber resuelto el impedimento del proceso electoral en cuestión, que fue ordenado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). Ante esto, el argumento de los Mossos fue el riesgo de disturbios que su intromisión podría ocasionar en los colegios electorales.

Jordi Turull, consejero de Presidencia del Gobierno catalán, desaprobó la actuación del Estado español y señaló que dicho país se encuentra en una situación de vergüenza dentro del continente europeo, que le llevará a la necesidad de responder sobre lo acaecido frente a los tribunales internacionales. La crítica a la actuación del Gobierno central, dirigido por Mariano Rajoy, no respetó fronteras sino que se hizo llegar desde las dirigencias de distintos países.

Al finalizar la reciente jornada electoral en Cataluña, se pudieron contabilizar 2 millones 262 mil 424 papeletas. El cierre de algunos colegios, la incautación de urnas de los mismos, y en general el proceso complicado que se vivió son la razón por la cual solo se pudieron contabilizar dicho número de papeletas, según señala Turull. Asimismo, se señala que más de medio millón de votos se han perdido por esta razón.

Foto: Nuria Fernández

 

 

Con información de La Vanguardia y El País.