VOLVER AL CASO “SIMITRIO”

En el segundo día de sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos Capítulo México, en el mercado Hidalgo de la ciudad de Puebla, el líder de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre, Rubén Sarabia Sánchez “Simitrio”, denunció la represión que ha padecido de los gobiernos estatales de Puebla, desde la gestión de Piña Olaya hasta la del panista Rafael Moreno Valle.

Tras una década de encierro injusto, Sarabia Sánchez dejó la cárcel durante el sexenio del priista Melquiades Morales Flores, por un acuerdo vigente hasta estos días, que de inicio a fin es violatorio de sus derechos humanos, pues se le prohíbe el libre tránsito, su garantía de libre expresión y asociación.

Pero tan repudiable es ese pacto de supuesta libertad, como la prevalencia del mismo, sobre todo en un gobierno, como el que encabeza el panista Rafael Moreno Valle Rosas, que se jacta de ser un defensor del Estado de Derecho, pero permite que haya flagrantes y evidentes violaciones a las garantías más elementales del luchador social.


No se puede llamar libertad a lo que el dirigente padece. Y es imprescindible exigir que cese la persecución en su contra y se respeten los derechos que le da la Constitución a todos los ciudadanos que no están condenados a prisión.

El caso de Rubén Sarabia Sánchez deja claro cómo son los gobiernos, los que no predican con el ejemplo el acatamiento a la ley.