No se puede ser indiferente a la violencia de género dice Esparza ante Gali

En franca alusión a los feminicidios, que también han cobrado víctimas entre universitarias, el rector de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Alfonso Esparza Ortiz, dijo ante el gobernador, José Antonio Gali Fayad, que no se puede permanecer indiferente ante la violencia de género, la desaparición de activistas y periodistas, la manipulación de la información, las agresiones al medio ambiente y el abandono a los pueblos originarios.

La violencia, aseveró el jefe del gobierno universitario: “no acabará hasta que dejemos de ser indiferentes a los asesinatos, la desaparición de activistas y periodistas, la manipulación de la información, los destrozos al medio ambiente, al saqueo y abandono de nuestros pueblos”. En ese sentido, apuntó que los partidos políticos deben tener en claro que más allá de las coyunturas electorales está el futuro que le pertenece a todos los mexicanos.

La  mañana de ayer en el sala de usos múltiples del Complejo Cultural Universitario, Esparza Ortiz entregó, en un acto por demás austero, el informe correspondiente a su primera gestión como jefe del gobierno universitario del periodo 2013-207, y rindió protesta para el segundo periodo como rector en la gestión 2017-2021.


Aunque nunca mencionó la palabra feminicidio, fue claro que cuando Esparza Ortiz condenó los ataques contra mujeres, hizo alusión a ese tipo de crímenes. De hecho, en su discurso si se refirió a Mariana Fuentes Soto, estudiante de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la máxima casa de estudios quien fue asesinada la semana pasada. El titular de la administración central dijo que enviaba su solidaridad y cariño a la familia de la joven y agregó que esta siempre será recordada por la comunidad de la institución.

“Quiero comenzar recordando a Mariana Fuentes, estudiante de la Facultad de Derecho que apenas fue asesinada. Mi solidaridad a su familia y a sus compañeros. En la UAP no la vamos a olvidar”, expresó. Agregó que debe invertirse más en la educación superior, porque es la manera de combatir la      violencia que azota al país y al estado: “Cada peso servirá para fortalecer los valores de la juventud, para que nadie mate por un celular, para que nadie mate por un bolso o por un embarazo no deseado, para que los jóvenes sean el impulso de la innovación”. Dijo que “como sociedad aprendimos que es necesario involucrar-nos en lo público. Trabajemos en la construcción de un camino don-de sí hay futuro y equidad de oportunidad, conscientes de que la única manera de hacerlo es reducir los niveles de violencia que se viven todos los días”.

Esparza Ortiz también reprobó los actos delictivos que perpetraron algunas personas aprovechando la confusión que propició el desastre del pasado 19 de septiembre y consideró que solo unidos todos los sectores de la sociedad, como sucedió en los momentos posteriores al sismo, se podrá enfrentar la inseguridad que padece la entidad.

“En los sismos de septiembre se perdieron muchas vidas. Me entristece y golpea a la comunidad de la UAP, su pérdida dejará un hueco que no podremos recobrar. La tragedia será superada porque nos hemos hecho fuerte en la solidaridad. Los universitarios reaccionamos frente a la catástrofe”. Esta fue la segunda ocasión en la que Alfonso Esparza condena los feminicidios en un informe. El año pasado, a propósito del acto protocolario por el tercer año de su primer periodo, también exigió justicia para las universitarias víctimas de feminicidios.