Investigan dos feminicidios perpetrados el fin de semana; uno con violación tumultuaria

A unos días de que concluya enero, fue hallado el cuerpo sin vida de Ana Elia García Bravo, por vecinos de la Tercera Sección del municipio de Tehuitzingo. La mujer fue violada de manera tumultuaria, para luego ser asesinada a puñaladas.

El crimen de Ana Elia está siendo investigado por la Fiscalía General del Estado (FGE) como feminicidio, y se trataría del caso número 11 en lo que va del año.

De acuerdo con los primeros indicios, colonos de Tehuitzingo hallaron este domingo el cadáver de la mujer con huellas de violencia.


Al salir de su trabajo, la joven de 26 años de edad se dirigía a su casa por la mañana, cuando fue interceptada por varios hombres.

El grupo de agresores la retuvo y después abusó sexualmente de ella. Tras la agresión, Ana Elia fue asesinada por varias puñaladas.

Para no levantar sospechas, el cadáver fue arrojado a una barranca ubicada en las inmediaciones del Puente Colorado de la localidad.

Fue entonces que lugareños hallaron el cuerpo de Ana Elia y pidieron el auxilio de las autoridades municipales.

Al lugar arribó personal de la Fiscalía de Puebla realizó el levantamiento del cadáver, iniciándose la carpeta de investigación por el delito de feminicidio.

El viernes 26 de enero, a golpes y con huellas de tortura, fue encontrada sin vida la menor Andrea “N”, sobre la calle Reforma del barrio El Calvario, en el municipio de San Salvador Huixcolotla.

La joven contaba con 17 años de edad y su cuerpo y rostro presentaba golpes contusos, de acuerdo a las versiones preliminares de las autoridades; sin embargo, la Fiscalía informó que Andrea no fue asesinada, y que su muerte fue por una infección estomacal no tratada.

A través de un comunicado descartó que la muerte de la menor en Huixcolotla haya sido por un hecho violento. “Falleció por enfermedad ante una infección (estomacal), un familiar refirió que tenía dolor antes de irse a dormir, murió en el domicilio”.

Días antes, tres asociaciones de juristas y abogados acusaron que la Fiscalía General del Estado, a cargo de Víctor Carrancá Bourget, “maquilló” con fines político-electorales las cifras de feminicidio en la entidad, para frenar la solicitud de la emisión de la Alerta de Violencia de Género para Puebla.

En 2017, en Puebla se reportaron al menos 102 feminicidios en el año, mientras que en los primeros 20 días de enero suman ya nueve casos.

Entre las víctimas de este 2018, se encuentra la niña Ameli, abusada sexualmente y después asfixiada en el municipio de Tulcingo del Valle; un doble feminicidio de dos trabajadoras domésticas en Tehuacán, una de ellas de nombre Luisa, quien se encontraba con ocho meses de embarazo, y fue asesinada con tres navajazos en el vientre, por lo que también murió el producto.

Además de Rocío, de 20 años, fue degollada, torturada y su cadáver encontrado semienterrado en terrenos de cultivo en el municipio de Palmar de Bravo; y Patricia Flores, de 30 años de edad, fue masacrada a golpes al interior de su casa, ubicada en el municipio de Izúcar de Matamoros.