Vías ferroviarias entre Puebla y Veracruz: Gendarmería, Ejército y Marina toman control

Vías ferroviarias entre Puebla y Veracruz: Gendarmería, Ejército y Marina toman control.

La Gendarmería Nacional, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de la Marina tomaron el control de la seguridad de las vías férreas en el tramo que comunica a Puebla y Veracruz, epicentro del robo a trenes de carga en México, para frenar el saqueo por parte del crimen organizado.

El anuncio fue hecho por el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien además triplicó la recompensa económica por la captura de Roberto de los Santos de Jesús, alías El Bukanas, quien lidera el asalto a trenes de carga en la región y también a las bandas huachicoleras en el estado de Puebla.

Esto ocurre después del sabotaje ocurrido el pasado sábado en el municipio de Orizaba, Veracruz, donde el crimen organizado manipuló los frenos del ferrocarril, lo cual generó el choque entre 39 vagones y cuatro locomotoras que se deslizaron sin control a lo largo de 10 kilómetros.


Las autoridades veracruzanas identificaron a dos personas que trabajaron para una empresa de seguridad que prestaba servicios a Ferrosur, y tras su salida continuaron utilizando el uniforme dentro de las bandas dirigidas por El Bukanas.

De acuerdo con el “Reporte de Seguridad” del Sistema Ferroviario Mexicano, en Puebla se perpetra en promedio un asalto diario a trenes de carga, al reportar en 2017, 230 atracos por parte del crimen organizado.

Dicha cifra, ubica a Puebla como el segundo estado más peligroso de todo el país en el robo con violencia a trenes, después de Veracruz, con 276 actos ilícitos. En tercer sitio se encuentra Guanajuato, con 196.

En 2017, se denunciaron mil 752 robos en México, de los cuales la tercera parte se cometieron sólo en los tres estados en mención. Veracruz ocupó el primer lugar con 276 actos ilícitos; en Puebla se reportaron 230 y en Guanajuato, 196.

En territorio poblano, donde la vía ferroviaria tiene una longitud de 450 kilómetros, el robo está a cargo de comunidades enteras lideradas por el crimen organizado.

El modus operandi es similar al que ocupan las bandas dedicadas al robo de combustible a ductos de Pemex.

Por esta razón, las autoridades poblanas confirmaron el año pasado que las bandas de huachicoleros diversificaron sus actividades al asalto a trenes, debido a que la Marina Armada de México se asentó en la zona del “triángulo rojo”, una de las regiones donde se comete el mayor número de robos de combustible, hoy desplazada por San Martín Texmelucan.

El jefe criminal es Roberto de los Santos de Jesús, alías El Bukanas, quien lidera el asalto a trenes de carga y también a las bandas huachicoleras en el estado de Puebla, por quien el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, ofrece 5 millones de pesos por su captura.

“Ya no podemos hacer más sobre seguridad. Nunca hemos perdido el diálogo y la cooperación con los gobiernos de Puebla y Veracruz. Hay reuniones con Ejército, Marina y Gendarmería, pero hay muchas situaciones de riesgo en el país y pocos elementos en la zona”, declaró a La Jornada, Lourdes Aranda, vicepresidente de Relaciones con Gobierno y Comunicación de Grupo México Transportes.

Asimismo, dijo que el sabotaje ocurrido en Orizaba mantiene paralizado desde el sábado unas 80 mil toneladas de granos que diariamente son transportadas por la vía férrea, es decir, un promedio de 400 mil toneladas hasta este miércoles.

Pagan hasta 15 mil pesos a niños “halconcitos”

Los asaltantes de trenes pagan en promedio 15 mil pesos al mes a menores de edad, a quienes llaman “halconcitos”, para que vigilen el paso del tren y alerten a los grupos criminales sobre el tipo de mercancía que trasladan.

Los menores, de entre 14 y 12 años, utilizan teléfonos celulares con los que graban el momento que arriba el ferrocarril a la zona conocida como “La Montaña” o Vaquerías, en los límites territoriales entre Puebla y Veracruz, para que el jefe de la banda determine si vale la pena descarrilar el ferrocarril.

Uno de los métodos empleados, incluso en el sabotaje ocurrido el pasado 19 de mayo en el municipio veracruzano de Orizaba, es que los delincuentes se suben al “lomo” del tren y después descienden para cortar las mangueras de freno que detenga su marcha.

En Puebla, los delincuentes también han logrado descarrilar los vagones, atravesando vehículos y camionetas sobre la vía férrea, así como llantas, palos y enormes piedras.

Cuando la locomotora frena, mujeres y niños son utilizados como “escudos humanos” entretienen a la seguridad que va a bordo de los vagones, mientras los hombres saquean las tolvas hasta en menos de 30 minutos.

Para ello, en algunos asaltos han utilizado unas 40 camionetas para robar la totalidad de la mercancía, que va desde maíz, trigo, aparatos electrónicos, automóviles, cemento y polietileno, hasta vinos y electrodomésticos.

Entre los casos más recientes registrados en la entidad poblana está el robo perpetrado el pasado 12 de abril en el municipio de Tepeaca, en el que se colocaron piedras para impedir el paso del tren y robar 100 toneladas de cemento. En este asalto participaron 40 encapuchados.

El 11 de abril, en los límites de Puebla y Veracruz, otro grupo de personas subió al ferrocarril y saqueó 30 contenedores. El botín que los ladrones obtuvieron fue de aparatos electrodomésticos y vino.

Mientras que el 1 de abril, pobladores que se trasladaban en 30 camionetas y que, luego de obligar a punta de balazos al maquinista detener el tren, se apoderaron del cargamento de papelería y artículos para el hogar.

El año pasado, en el mes de septiembre, en Puebla se registró “el robo del siglo”, mil toneladas de granos, entre frijol, soya y maíz, fueron robados en Tehuacán.

Finalmente, este sábado 19 de mayo, elementos de la Gendarmería y del Ejército frustraron otro saqueo al tren de Ferrosur en la comunidad de San Pablo Xochimehuacan, en la ciudad de Puebla.

Ese mismo día, las bandas delictivas dieron un duro golpe en el municipio de Orizaba.

Ante tal panorama, la Gendarmería Nacional, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de la Marina tomaron el control de la seguridad de las vías férreas en el tramo que comunica a Puebla y Veracruz, epicentro del robo a trenes de carga en México, para frenar el saqueo.

En el territorio poblano, el gobierno de Antonio Gali Fayad, conjuntamente con Ferromex y el Ejército Mexicano puso en marcha, desde el año pasado y sin resultados, tres acciones para intentar frenar el robo a trenes de carga, que tienen que ver con la operatividad, el reforzamiento con agentes policiales para retirar las barricadas; la inteligencia, que ubica a los líderes; y el seguimiento del proceso jurídico, si es que existe el reporte de denuncias.