Vergonzoso, que Puebla no contemple sanciones contra la violencia política de género: INE

Manipulan cómputo, contra indicaciones del INE.

El vocal ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE), Marcos Rodríguez del Castillo, consideró “vergonzoso” que Puebla no haya tipificado la violencia política de género, porque esa falta provoca que los ataques cometidos contra la mujer queden sin castigo.

“Como sociedad no estamos sancionando todos aquellos actos y omisiones que atentan contra la dignidad de las mujeres y muchas veces cuando ya se cometió la violencia no siquiera hay reparación del daño”, lamentó.

Al inaugurar el foro “Tipificación de la Violencia Política en Puebla”, que se celebró en el Congreso local, Marcos Rodríguez hizo un llamado a los diputados a iniciar la revisión de las reformas pendientes en la materia.


Refirió que las modificaciones también son necesarias en el ámbito federal, debido a que el país sólo cuenta con un protocolo para la atención de víctimas, el cual resulta insuficiente ante la magnitud del problema.

La violencia política de género se comete cuando a la mujer no se le permite ejercer sus derechos políticos, cuando se le hostiga como representante popular, funcionaria pública o representante de partido ante los órganos electorales, explicó.

 

INE y TEPJF, vigías de la equidad de género

Marcos Rodríguez aseguró que el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) se han convertido en vigilantes de los partidos, para que cumplan con todas aquellas normas generales que defienden la participación política de la mujer.

Desde el proceso electoral pasado, refirió, el TEPJF ha emitido diversos criterios para inhibir toda conducta u omisión que atente contra los derechos políticos de las integrantes del género femenino.

Al aclarar que el INE no ha atendido en Puebla ninguna queja relacionada con el tema, destacó que tanto el TEPJF como la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) sí han entrado al estudio de denuncias formuladas por mujeres agraviadas.