Venezuela: las posibles defensas contra el imperialismo y la derecha

Los medios masivos nos bombardean con falsedades o verdades a medias sobre  gobierno que llaman corrupto” de Maduro en Venezuela, dicen que “ataca” las manifestaciones de la población inerme y opositores a su “dictadura”, igual hablan del “hambre creciente” y más horrores, esperando que la OEA y los Estados Unidos intervengan para liberar a los venezolanos del gobierno chavista.

No se explica la relevancia de que haya educación y salud gratuitas, ni que nadie se vaya a dormir sin comer cada día y menos que se han intentado por el pueblo algunos esfuerzos para autogobernarse en comunas, comités de distribución de alimentos y medicinas frente a los acaparadores y especuladores, que son los mismos ricachones opositores al régimen.

Tampoco se dice por qué ha decidido el estado venezolano salir de la OEA, al descubrir el plan para “legitimar” un levantamiento de opositores apoyado por la intervención de fuerzas del Comando Sur norteamericano.


venezuela
Dictadura de Maduro, lucha social

Aquí presentamos un resumen de dos análisis críticos sobre el camino seguido por el imperialismo y la derecha y las más relevantes vías de  defensa rebelde del pueblo venezolano.

La Estrategia imperialista y de los oligarcas

La burguesía venezolana desde la embajada gringa no ahorra ningún método de acción en su estrategia, los cuales van desde la guerra económica, sabotaje a la producción, el cerco político internacional, sembrar en la opinión el descontento y malestar social, crear un clima de zozobra con campañas de acciones violentas de distintos tipos, ya sea mediante acciones masivas o por comandos de operaciones especiales. Dice un artículo de opinión que en la embajada en Caracas se han reunido, infinidad de veces, los partidos de la oposición. “Sus salones son un hervidero de reuniones. Militantes, empresarios y banqueros acuden a recibir instrucciones. Agentes con destino en América Latina viajan a vigilar su desarrollo. El contacto es Tenny Smith, militar de alto grado, perteneciente a la agencia de inteligencia para la Defensa, y Rita Buck Rico, de la sección de asuntos políticos de los servicios exteriores”. Hay muchas motivaciones pero se  centran en tres aspectos

1.-Los Estados Unidos requieren, para el funcionamiento de su economía y toda la sociedad entre ellos su poder militar, un consumo diario de 20 millones de barriles de petróleo. La reserva estratégica de petróleo de los Estados Unidos es aproximadamente unos 70 millones de barriles. La producción interna de petróleo se calcula que abastece en un 60 por ciento la demanda interna y el otro 40 por ciento lo extrae del Medio Oriente, del Norte de África y de nuestra América. Ecuador, Colombia y Venezuela son los principales proveedores. Si los Estados Unidos se apoderan de los petróleos bituminosos de la Franja del Orinoco aseguran un abastecimiento por lo menos para unos 50 años más como mínimo. Para sostener el modo de vida de la sociedad opulenta norteamericana requiere de otros bienes abundantes en Venezuela como el agua, el hierro, las maderas, etc.

gss
Los Estados Unidos requieren, para el funcionamiento de su economía, un consumo diario de 20 millones de barriles de petróleo diarios

2.-La economía venezolana tiene una grave distorsión, como todas las del continente, la dependencia de los conmodities, en este caso del petróleo. La existencia de la abundante riqueza petrolera ha llevado a que no se haya impulsado en el país una economía equilibrada, diversificada con industria propia, auto sostenible en los aspectos fundamentales. Se afirma con razones que este tipo de economía generó una gran corrupción y una burocracia que parasita la enorme renta petrolera. La falta de comida, de soberanía y seguridad alimentaria, de medicamentos, de una producción para satisfacer las necesidades básicas, son manifestaciones de esta situación que la revolución no ha logrado modificar, lo que no es fácil de transformar en el corto ni mediano plazo, y que el gobierno bolivariano llama “crisis del modelo rentista” y ha convocado al impulso de un modelo productivo. Esta cultura rentista desalentó la vida en las áreas rurales, trajo un masivo éxodo a las ciudades buscando una vida llena de bondades que le prometía la bonanza petrolera. La seguridad alimentaria es una condición indispensable para la autonomía de un país y para lograrla hay un trecho grande no imposible con transformaciones socio-culturales. La situación de debilidad económica es un caldo de cultivo para las políticas de agresión y desestabilización imperialistas que generan desesperanza y creciente malestar social que agitan los partidos de la derecha. También propician el crecimiento de la delincuencia y degradación social que facilitan la captación para las bandas mercenarias.

vene
Venezuela en crisis

3.-El analista colombiano-venezolano Ramón Martínez, dice claramente: “Hay una intención de la derecha internacional de detener cualquier proceso de democratización popular, de avance hacia planteos sociales que le den protagonismo a los trabajadores, por lo que se hace cualquier cosa para detener esos cambios, como vemos  en Venezuela (…). La idea es sacar de en medio cualquier proceso que se plantee soberanía nacional. Sabemos que ninguno de estos son gobiernos socialistas en sentido estricto; no son marxistas en sentido clásico, pero sí impulsan mejoras para las grandes mayorías populares. No son gobiernos que llegaron a través de una revolución socialista, pero sí están en contra de las políticas imperiales. Esto le duele a la derecha, y aquí en Venezuela, aunque las grandes empresas mantienen sus negocios, han salido de la dirección política del país. Eso es algo que no perdonan, y por eso mismo el imperio también reacciona”.

(Hasta aquí un resumen de la Síntesis Informativa de la Sala Situacional Camilo Torres  Restrepo titulada “En Venezuela nos jugamos la vida”. Abril 30 del 2017).

 

¿Qué necesita defender el pueblo bolivariano en este periodo?

Roland Denis un ex ministro de la primera época chavista, comprometido con las luchas populares  desde abajo y con visión anticapitalista, ve cuatro líneas de defensa básicas:

images-1
Pueblo boliviano

“Cuatro puntos de defensa imprescindible dejo a estas colectividades que forman la potencia rebelde de hoy: la defensa de la nación y la soberanía ante el acoso externo e interno, de la constitución como orden escrito del poder constituyente intransferible, y la defensa de la vida como derecho natural e inalienable a las condiciones básicas de una vida digna.” En la búsqueda de la rebelión popular.https://www.aporrea.org/actualidad/a244756.html

El mismo Denis, en un artículo más reciente concluye sobre algunos escenarios a la puerta, presentamos el más complejo: el de la construcción desde abajo del poder popular:

“Hay de todas formas una salida realmente libertaria y colectiva que afortunadamente hace parte de un pequeño pero y muy intenso legado de la memoria que dejó la lucha de los noventa y los primeros años de la revolución bolivariana. No se trata de Asambleas Constituyentes decretadas a conveniencia y sin legitimidad convocante, sino del estallido por todos los rincones, centros de trabajo, campos y comunidades, del poder asambleario y constituyente del pueblo, donde entren incluso a transformarse desde sí mismas las Fuerzas Armadas Bolivarianas, FAB. Hecho que se sintetizarían en Asambleas Constituyentes por ciudades y regiones, convertidas en verdaderas comunas revolucionarias, en “otra política”, fraguada y pensada y materializada desde lugares y seres muy distintos a estos decadentes dirigentes. Hechos que reafirmen el principio de Gobierno Popular como autogobierno territorial, constituyente y permanente que no se deje aplastar por ningún gobierno ni Estado.” (R. Denis: “Las insurreciones históricas en sus debilidades, y los espectros de una guerra civil inducida”. Aporrea Lunes, 22/05/2017

Nuestra solidaridad con esa rebeldía popular venezolana contra la intervención gringa.

 

www. elzenzontle.org

zenzontle@elzenzontle.org

zenzontle2004@gmail.com