Venden gobiernos del PAN medio centenar de inmuebles que pertenecían al estado

El diputado electo José Juan Espinosa Torres recordó que La Casa del Niño también albergó al extinto IAPEP. A su vez, Gabriel Biestro acusó que las enajenaciones realizadas por los gobiernos del PAN respondieron a una “política de negocios” que favoreció a los allegados de esas administraciones ■ Foto La Jornada de Oriente

El gobernador José Antonio Gali Fayad propuso la enajenación de una fracción de 7 mil 226 metros cuadrados de la Casa del Niño, ubicada en el Centro Histórico de Puebla, con el que sumarán 50 inmuebles que dejaron de pertenecer al patrimonio público del estado para ser vendidos a particulares.

El medio centenar de propiedades pasaron a manos privadas por decisión de las administraciones públicas del Partido Acción Nacional (PAN), encabezadas por Rafael Moreno Valle Rosas (2011–2017) y José Antonio Gali (2017–2018).

Los diputados electos de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena–PT–PES), encabezados por el coordinador Gabriel Biestro Medinilla, demandaron al Congreso de Puebla retirar la solicitud de enajenación del orden del día de la sesión de la Comisión Permanente de hoy para que no se dictamine ni se someta a votación del Poder Legislativo.


Venderán casona de la avenida Reforma

La Casa del Niño pertenece al DIF estatal y se encuentra instalada en la casona marcada con el número 710 de la avenida Reforma, en donde los espacios se adecuaron como habitaciones destinadas a menores de edad con problemas familiares.

En conferencia de medios, el diputado electo del PT José Juan Espinosa Torres recordó que el inmueble también albergó al extinto Instituto para la Asistencia Pública del Estado de Puebla (IAPEP).

A su vez, Gabriel Biestro Medinilla acusó que las enajenaciones realizadas por los gobiernos de Acción Nacional respondieron a una “política de negocios” que favoreció a los allegados de esas administraciones.

Amagan con desmantelar los negocios de RMV

Dentro de las primeras acciones a realizar, prosiguió, trabajará para desmantelar la política de negocios implementada por Rafael Moreno Valle y su grupo en el poder, porque los edificios públicos no son para hacer negocios.

Asimismo, Biestro advirtió que revisará todas las iniciativas aprobadas en la LIX Legislatura, principalmente las avaladas durante las últimas semanas “con un ritmo acelerado”.

“El Congreso de Puebla actúa más como una oficialía de partes que como un poder del estado, en donde es más que obvio que los diputados en funciones están al servicio de Rafael Moreno Valle”, apuntó.