Vecinos de Chignautla bloquean por tiempo indefinido el camino a La Concretera

Por tiempo indefinido permanecerá cerrado el camino que conduce a La Concretera, en la comunidad de San Isidro, perteneciente a Chignautla, ante incumplimientos del gobierno estatal y el de Teziutlán para la construcción de dos puentes, uno vehicular y otro peatonal, toda vez que les cerraron un par de accesos principales con la construcción del Libramiento Arco Sur.

Araceli de Jesús Ruíz, integrante del Comité de Vigilancia Arco Sur, confirmó a la La Jornada de Oriente que alrededor de las 11 de la mañana bloquearon el camino y así permanecerá por tiempo indefinido.

Los inconformes solicitaron la presencia del gobernador José Antonio Gali Fayad, sin embargo a lo largo del día y hasta el cierre de la presente edición de este periódico no llegó ni el mandatario ni ninguna autoridad estatal o municipal para atenderlos.


Araceli de Jesús Ruíz explicó el pasado 19 de marzo que con la obra se cerraron cuatro accesos, dos de ellos principales y con aproximadamente de 300 años de existencia, afectando con ello a 2 mil personas que habitan en San Isidro.

Desde agosto de 2017 han sostenido varias reuniones con representantes de la Secretaría General de Gobierno, algunas en Casa Aguayo, pero a la fecha no les han cumplido los acuerdos pactados, los cuales incluyen la construcción de un puente vehicular.

Ahora, recordó, los pobladores tienen que invertir 15 minutos para poder salir de su comunidad y lo deben hacer por caminos que se encuentran en mal estado; antes del libramiento solo destinaban cinco minutos.

Mientras que el gobierno de Teziutlán, que encabeza Antonio Vázquez Hernández, se comprometió a construir un puente peatonal, pero este se encuentra a medias, pues aunque la estructura ha sido colocada, no hay rampas ni escalones para subir.

El Libramiento Arco Sur de Teziutlán se ha enfrentado a varios problemas, entre ellos a la clausura total temporal en 19 polígonos del proyecto, impuesta por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por no contar con la autorización federal de Cambio de Uso de Suelo en Terrenos Forestales que expide la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y por la afectación a 5.45 hectáreas de terrenos forestales, con la remoción total de vegetación secundaria arbustiva y arbórea de Bosque Mesófilo de Montaña y Bosque de Encino–Pino.

Esta obra está a cargo de la secretaría de Infraestructura, Movilidad y Transportes (SIMT) y se desarrolla en terrenos considerados como forestales.