Vacía, sin personal y sin proyectos expositivos está la Fototeca Juan C. Méndez

La Fototeca Juan Crisóstomo Méndez luce vacía, sin personal y con una exposición que por lo menos lleva cinco meses expuesta, debido a que no hay proyectos ni programas curatoriales y educativos en su sede  ■  Foto Abraham Paredes
La Fototeca Juan Crisóstomo Méndez luce vacía, sin personal y con una exposición que por lo menos lleva cinco meses expuesta, debido a que no hay proyectos ni programas curatoriales y educativos en su sede ■ Foto Abraham Paredes

La Fototeca Juan Crisóstomo Méndez, ubicada en la 7 Oriente número 10, luce vacía, sin personal y con una exposición que por lo menos lleva cinco meses expuesta, debido a que no hay proyectos ni programas curatoriales y educativos en su sede.

De igual forma, el llamado “Espacio fotográfico” que se ubica en la acera de enfrente sobre la misma 7 Oriente, al lado del Museo Taller Erasto Cortés, el cual estaba dedicado a mostrar pequeñas curadurías, así como los resultados de los talleres o de proyectos con técnicas contemporáneas de fotografía, luce vacío, con su cortina abajo y asegurado.

El par de recintos pertenecientes al Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla (CECAP) son otros de los espacios que han padecido olvido y desatención como parte de las “políticas culturales” de actual gobierno que dirige Rafael Moreno Valle Rosas, en el cual han tenido prevalencia los espectáculos y los festivales como el 5 de mayo y el Internacional de Teatro “Héctor Azar”, por encima de sus museos y archivos.


La Fototeca Juan C. Méndez abrió como un espacio único en la región ya que apostaba por el estudio, la conservación, la catalogación y la exhibición de más de 23 mil imágenes organizadas en 15 fondos, que fueron resultado de diversas donaciones, como fue el que hizo el extinto periódico Novedades.

El decreto de creación de la fototeca, como apunta el propio Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla en su sitio de internet, se emitió el 5 de noviembre de 1985 con un número considerable de la producción total del fotógrafo poblano Juan Crisóstomo Méndez, entre negativos, positivos, agendas, álbumes y otros objetos que dieron inicio a este acervo público.

“A partir de entonces –continúa el documento digital– se han llevado a cabo tareas de rescate, preservación y difusión de este patrimonio fotográfico con la finalidad de que deriven en el inicio de su catalogación”.

En un inicio la fototeca se ubicaba al interior del Museo Taller Erasto Cortés, pero fue en mayo de 2010 cuando contó con un espacio propio, que “permitió el trabajo adecuado con el acervo de fotografía y para poder realizar actividades de capacitación y difusión, así como exposiciones de proyectos de fotografía antigua y contemporánea”.

Todavía en el primer semestre de 2013 la Fototeca Juan C. Méndez recibió algunas exposiciones como El misterioso caso de lo habitual, de Karla Leyva y 64 grados Latitud, y un par de pláticas con artistas de la lente como Fernando Montiel Klint y José Luis Cuevas.

La última exposición fue montada en septiembre de 2013 y todavía sigue expuesta en las salas de la parte baja del recinto. Se trata de La conmemoración y el estruendo, en la cual 53 imágenes que pertenecen al acervo fotográfico de la Fototeca Antica A.C, dirigido por el coleccionista poblano Jorge Carretero Madrid, dan muestra de cómo era el rostro de la Ciudad de México los días previos y posteriores al estallido de la Revolución Mexicana.

También como reflejo de su estado de inacción actual es su página de internet, http://www.fototecapuebla.com, que no proporciona algún tipo de información actual sobre proyectos o exposiciones venideras.